Más vale prevenir que pagar: el mantenimiento es ahorro

Más vale prevenir que curar. Si no mantenemos lo que tenemos acabaremos pagándolo caro, pues las reparaciones salen siempre más caras que las revisiones. Y eso es un hecho que, aunque evidente, no todo el mundo tiene en cuenta, por pereza o por desidia, y al dejar para mañana lo que podemos hacer hoy acabamos asumiendo facturas técnicas que nos podríamos haber ahorrado.

En el hogar, por ejemplo, y según advierten las estadísticas de las asociaciones de defensa del consumidor, la mayoría de los fallos en los electrodomésticos se producen por su mala instalación.

Cometemos errores, a veces muy básicos, que damos por bueno sin ni siquiera ser conscientes de ello. Por ejemplo, es muy habitual, y una mala idea, utilizar las denominadas tomas múltiples de corriente.  Esas regletas donde se conectan infinidad de aparatos en el mismo punto. Esta práctica produce calentamientos y aumenta el riesgo de avería.

Es también muy importante para evitar averías la correcta ubicación física de los aparatos eléctricos. Lo contrario puede llegar a producir múltiples complicaciones y un mal funcionamiento de los mismos.

Prevenir con revisiones puede evitar muchos gastos

Tener un buen cuadro eléctrico en la vivienda es otra de las prevenciones básicas para evitar problemas y, a la larga, gastos innecesarios. Sale caro intentar alargar la vida de antiguas instalaciones para no asumir el coste que supone el cambio. Individualizar los circuitos, el del alumbrado y el de los enchufes, es una garantía de buen funcionamiento y seguridad.

Es muy conveniente revisar todo el cableado de la casa, y comprobar que está en buen estado. Y renovarlo de no ser así. Es barato y evita disgustos. También es muy recomendable que todos los enchufes de la vivienda sean de 16 amperios.

Pero recuerda siempre que intentar ahorrar en exceso también puede salirte caro. De modo que, si quieres llevar a cabo alguna remodelación o modernización de tus instalaciones, lo mejor es que acudas a un experto cualificado. Te informará del estado actual de tu instalación y te asesorará sobre si el circuito antiguo es compatible con el funcionamiento de nuevos electrodomésticos. En caso de no serlo también sería una fuente inagotable de problemas.

Este mantenimiento doméstico debe extenderse igualmente a otros ámbitos del hogar como el de la fontanería, por ejemplo. Es importante revisar periódicamente las cañerías para evitar fugas o atascos. También aquí es mejor prevenir que pagar. Las calcificaciones son otra complicación que puede evitarse con un buen mantenimiento. Hay productos que utilizados con regularidad evitan las obturaciones por acumulación de cal.

Y por último los vehículos, que no pertenecen al hogar, pero igualmente forman parte de nuestra vida cotidiana. Mantenerlos en buen estado nos evitara muchos problemas que pueden derivar en gastos que nos podríamos haber ahorrado. A menudo no basta la revisión obligatoria para tener el coche o la moto a punto. No están demás las periódicas, y tener en buen estado los recambios elementales (bujías, bombillas, ruedas de repuesto…).

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

9 + 5 =


Check Also

Qué es y por qué se hace la tasación de una casa antes de comprarla

Comprar una casa es tal vez para muchas ...

¡No te pierdas nada!

¡Síguenos en Facebook!

Últimos Tweets

Economía en Cine & Libros

Imagen promocional de la película Abuelos
Steven Soderbergh aborda el tea de los papeles de Panamá
Una serie sobre magnates financieros
La obra más aclamada de Santiago Lorenzo
Un documental de HBO
Niall Ferguson repasa la historia del dinero.
La serie de la Fox se enmarca en una gran discográfica de hip hop.
Cartel de la serie documental de Netflix
La película sobre el Brexit
El diccionario permite a los consumidores entender la letra de los contratos de las aseguradoras.
Un libro de Fernando Trias de Bes
Protagonistas de la serie Ballers
El reparto artístico de Silicon Valley
Un libro para aprender economía divirtiéndose.
El póster del último film de Kevin Spacey