Recursos inhumanos, desesperación laboral a lo bestia

El mercado laboral es una fuente de inspiración inagotable para la creación de ficciones dramáticas con aspiraciones de thriller. Los ejemplos se suceden uno tras otro, con mayor o menor fortuna, con pretensiones más o menos realistas, basados en casos verídicos o con tramas inventadas, pero todos ellos fáciles de contextualizar a poco que atendamos al retrato que de la actualidad internacional van confeccionando los telenoticias a diario, y que no suele ser demasiado amable. El paro persistente, los sueldos precarios, la insatisfacción profesional, las brechas salariales, los ERTEs, las jubilaciones anticipadas, las pensiones insuficientes, la inflación que dispara la cesta de la compra, los alquileres por las nubes, las exiguas ayudas sociales, los salarios universales encallados, los…

El mercado laboral convertido en tierra hostil.

Mucho material y del bueno para hacer cine o televisión crítica, de denuncia, pero también de entretenimiento. Y si no échenle un vistazo a nuestra propuesta de hoy, la miniserie francesa de Netflix Recursos inhumanos, que mirando de reojo al mundo real, pero incorporando una rocambolesca premisa argumental prestada por el novelista Pierre Lamaitre, garantiza tanto la satisfacción comprometida de las crónicas sociales como una adictiva intriga que les hará devorar sus seis rotundos capítulos.

Lo mejor es no saber mucho del contenido. Preservemos la sorpresa para disfrutarla más desde la ignorancia. Pero no podemos dejar de reconocer el peso que tiene la intensa interpretación de Eric Cantona en la eficacia de la propuesta. Y el ex –futbolista lo consigue con un solvente personaje que inevitablemente recuerda al Michael Douglas de Un día de furia, incorporado aquí a un proceso de selección de empleo que bien puede remitirnos a aquel maquiavélico y teatral Método Grönholm de Galcerán. Y hasta aquí puedo (quiero) leer. Déjense llevar. Prejuicios los mínimos y piloto automático en materia crítica. Y de ese modo disfrutarán de una episódica amalgama de recursos mainstream y puro exceso mezclados con sensaciones de frustración cotidiana inquietantemente creíbles, y que se convierten por ello en todo un arsenal de argumentos para el inconformismo real, aunque a la postre sea el peso de la ficción el que define la serie.  

Share this Story
Load More Related Articles
Load More By Javier Matesanz
Load More In Economía en el cine

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

«Consumir sin consumirse», o cómo educar al consumidor

Si dejamos de lado los aspectos emocionales de ...

Economía en Cine & Libros