¿Coche eléctrico o híbrido? Ventajas y desventajas

El futuro de la automoción pasa por los coches eléctricos e híbridos, que poco a poco ganan terreno a los de combustión. Año tras año se incrementan las ventas de estos vehículos, pero aún queda mucho camino por recorrer. Veamos algunas de las ventajas y desventajas de comprar un coche eléctrico o híbrido.

Ventajas del coche eléctrico o híbrido

La movilidad eléctrica se ha consolidado como la alternativa sostenible a los automóviles tradicionales, pero aún suscita muchas preguntas. La principal, ¿coche eléctrico o híbrido? Pues bien, para decidirse hay que conocer bien las opciones, así que aquí os comentamos las principales ventajas de los vehículos eléctricos e híbridos, que como es sabido son aquellos con capacidad para combinar un motor eléctrico y otro de combustión.  

La motivación medioambiental es la principal, ya que es la esencia del cambio de modelo. Y en este aspecto, los coches eléctricos no generan emisiones de gases contaminantes, al contrario que los tradicionales vehículos de combustión. Una ventaja que solo ofrece a medias el modelo híbrido, ya que dispone de dos motores, uno de los cuales no contamina, el eléctrico, pero el otro sí.

Todos los vehículos tienen ventajas y desventajas, sea un coche eléctrico o híbrido.

Otra ventaja de los eléctricos es que recargar las baterías es más barato que llenar el depósito. El coste de la carga es muy inferior al precio de la gasolina o el gasóleo. Y además, tanto el coche eléctrico como el híbrido pueden aprovechar la energía cinética de las frenadas para recargar las baterías, con lo que éstas duran más. Eso sí, los híbridos, tarde o temprano deberán reportar combustible. Una vez más, ventaja y desventaja en el mismo capítulo. Algo a tener en cuenta ante el dilema de escoger entre un coche eléctrico o híbrido.

Y algo muy parecido pasa con el mantenimiento, pues en los eléctricos es casi inexistente, pero el híbrido tiene un segundo motor de combustión, y este sí que necesitará cambios de aceite, filtros, lubricantes, etc. Los primeros solo deben pasar las revisiones periódicas y comprobar los neumáticos.

Los vehículos eléctricos tienen menos averías, ya que su mecanismo cuenta con pocos elementos en movimiento expuestos al desgaste. No tiene motor convencional ni cambio de marcha con embrague. Una ventaja que el híbrido tiene solo a medias. Eso sí, una avería del motor de combustión no te deja en el arcén esperando a la grúa.

La conducción también puede ser un elemento diferenciador a tener en cuenta, pues el coche eléctrico o híbrido en modo eléctrico es muy suave y silencioso en sus desplazamientos. Sin las explosiones del proceso de combustión, la ausencia de piezas mecánicas móviles y sin sistema de escape de gases, prácticamente se deslizan sobre la carretera.

Y por último las ventajas económicas de comprar un coche eléctrico o híbrido, como las subvenciones gubernamentales para incentivar su compra. Por ejemplo, las ayudas incluidas en el Plan Moves III. Además, los eléctricos se benefician de una fiscalidad menor respecto a los de combustión, como pueden ser reducciones en el impuesto de circulación. Y aquellos híbridos con el distintivo ambiental podrán obtener rebajas en el pago de las tasas de matriculación.

Por otra parte, algunas ciudades, para fomentar la compra de coches eléctricos o híbridos, les bonifican las tarifas de aparcamiento y el uso de cargadores en lugares públicos. Incluso las hay donde se les permite circular por carriles BUS y VAO (Vehículos de Alta Ocupación) aunque solo tengan un ocupante, si llevan la etiqueta ECO.

Inconvenientes del coche eléctrico o híbrido

Pero no todo son ventajas, lógicamente. También hay inconvenientes que conviene valorar en un coche eléctrico o híbrido, tanto frente a los de combustión como a la hora de decidirse por una de las dos opciones ecológicas.

Empezamos con el tema de la autonomía, porque es una cuestión básica a la hora de decidirse entre un coche eléctrico o híbrido. Y es que la poca autonomía es la mayor desventaja de los eléctricos en comparación con los híbridos y también los de motor de combustión. Y no solo los kilómetros que permite recorrer una batería cargada, que son limitados, sino que después el coche necesita de ciertas horas de carga, por lo que no puede ser usado de inmediato como los vehículos de gasolina o diésel.

Y a este problema habrá que sumar que la red de puntos de carga sigue siendo muy limitada en España. Aquí los híbridos tienen ventaja, obviamente.

En el tema de la conducción, los coches de combustión, por lo tanto el híbrido cuando utiliza ese modo, tienen más potencia, y esa es una cualidad muy valorada por muchos conductores. La conducción de los eléctricos es más suave y menos explosiva, por lo que la velocidad se ve afectada.

Aunque antes se han destacado las ayudas económicas para fomentar la compra de coches eléctricos, lo cierto es que su precio en el mercado sigue siendo alto frente a los motores convencionales. Y tanto el coche eléctrico como el híbrido tienen el hándicap del alto precio de sus baterías. Las averías son escasas, pero cuando hay que cambiarla su precio rondará los mil euros como mínimo. El híbrido sumará las averías habituales de los coches de combustión.

Una desventaja de los híbridos, tanto frente a los eléctricos como a los coches tradicionales, es su peso.  Al incluir dos motores, pesan más que sus equivalente de gasolina y, desde luego, que los eléctricos.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More By redacción DTE
Load More In Ahorro

Check Also

IBI, Impuesto de Bienes Inmuebles: qué es y cómo calcularlo

El Impuesto de Bienes Inmuebles, más conocido por ...

Economía en Cine & Libros

pombo