La cara y la cruz del ahorro en las compras de tamaño familiar

Hay muchas maneras de ahorrar y conviene aprovecharlas todas para optimizar nuestros recursos, así que cuando vamos de compras cualquier oferta es una oportunidad, casi una tentación; pero cuidado, porque no siempre los descuentos o los precios reducidos salen a cuenta. Es el caso de los packs o envases grandes, a menudo llamados de tamaño familiar, y que no siempre resultan la mejor opción. De hecho, según en qué circunstancias pueden salir caros. Veamos algunos casos y expongamos algunos consejos para evitar un gasto innecesario.

En primer lugar hay que recordar algo que por lógico parece evidente, pero que a menudo se pasa por alto y se acaba pagando. Esto es: cuando compras algo que no necesitas, siempre es caro, por barato que sea, pues era un dinero que no pensabas gastar y ya no lo tienes.

Y si has adquirido un producto que necesitabas, pero para abaratar la compra has comprado un pack grande que hace disminuir el precio por unidad, pregúntate si necesitabas tanto. Si hay más pero te sobra, y entonces hay que tirarlo, te ha vuelto a salir caro. Y en este caso, además, también al medio ambiente, pues es una pena y una falta de responsabilidad ambiental malgastar los bienes o los alimentos escasos.

Por estos motivos, al comprar envases grandes o familiares que reúnen varios paquetes, botes o botellas, conviene no mirar solo si el precio por unidad sale más barato que comprarlo uno a uno, pues hay otros factores de la ecuación que marcan el verdadero mejor precio.

Compartir es ahorrar

Con estas advertencias no queremos decir que todas las ofertas sean engañosas o relativas. A menudo los packs familiares son un ahorro o pueden serlo si sabemos gestionarlo. Un truco para ello son las compras compartidas. No es difícil ponerse de acuerdo con un familiar, un amigo o vecino y hacer una compra conjunta. Cinco botellas de dos litros pueden ser demasiadas aunque salgan más baratas, y si son de leche tal vez caduque alguno de los seis tetrabriks, pero si se distribuyen tres y tres o de dos en dos entre tres  compradores, entonces la unidad sale más barata, se aprovechan todas y el ahorro es óptimo.

Y ya que se menciona la caducidad en el anterior ejemplo, ese es un aspecto muy importante a tener en cuenta en las estrategias de ahorro, pues comprar packs grandes de productos perecederos es más arriesgado que hacerlo, por ejemplo, con cajas de vino. De hecho, una de las mejores formas de ahorrar en una casa con los artículos de la compra es precisamente hacer una buena previsión de consumo, y no dejar que los productos se echen a perder.

Otro riesgo viene unido a un ahorro previo, y es de carácter psicológico. Y es que cuando un bote es más grande, la sensación lógica es de que hay más, de que aún queda, y por lo tanto gastamos sin tanta contención como cuando nos queda poco producto. Este problema es muy habitual con los botes de gel o champú, por ejemplo. Los botes grandes ofrecen más cantidad por menos dinero, pero las dosis que empleamos son más grandes – por anteriormente dicho-, y el bote dura casi lo mismo que uno pequeño. Y es que cuando se está acabando usamos menos. Es inevitable. Es psicológico.

Una solución es ponerle a las botellas un dosificador que siempre nos dispense la misma cantidad de gel o de cualquier otro producto (licor, azúcar, vinagre), de modo que a más cantidad más durará.

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

2 + 2 =


Check Also

Disfruta de la paternidad “laboral” a tiempo parcial

  Desde el pasado 1 de enero de ...

¡No te pierdas nada!

¡Síguenos en Facebook!

Últimos Tweets

Economía en Cine & Libros

El materialismo en la infancia
Libros de Finanzas Personales - Domestica tu Economía
Carátula de El fundador
Tiburones financieros
Una imagen del film Pi, fe en el caos
Frases sobre la economía de grandes pensadores
Una serie televisiva sobre las entrañas de Wall Street
Cartel de "El Contable"
Un cómic sobre la historia de la economía
Portada del libro de Katrine Marçal