Tráfico reconoce con etiquetas a los coches menos contaminantes

Las emisiones de los coches son la principal fuente de contaminación de las ciudades. Un problema muy serio que se ha acentuado en los últimos años, y que ha exigido medidas protectoras del medioambiente por parte de las autoridades competentes. Ahora, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha creado una clasificación de los coches menos contaminantes en España, y para diferenciarlos ha introducido las cuatro primeras etiquetas que identifican a los más ecológicos en función de su mayor o menor potencial contaminante.

Estas primeras cuatro etiquetas medioambientales son la Cero, la Eco, la B y la C, que indican de menos a más el nivel de contaminación del coche que las exhibe.

Etiquetas medioambientales para los coches menos contaminantes

Etiquetas medioambientales para los vehículos

La etiqueta de CERO emisiones es, por supuesto, la que identifica a los coches menos contaminantes, que son todos aquellos que no emiten ninguna partícula contaminante porque son eléctricos. Concretamente, y según la clasificación de la DGT, son los vehículos eléctricos de batería (BEV), vehículos eléctricos de autonomía extendida (REEV), vehículos eléctricos híbridos enchufables (PHEV) con una autonomía mínima de 40 kilómetros o los vehículos de pila de combustible.

Lucirán la ECO aquellos turismos, furgonetas ligeras, vehículos de más de 8 plazas y vehículos de transporte de mercancías clasificados en el Registro de Vehículos como vehículos híbridos enchufables con autonomía.

La etiqueta C es la que llevarán aquellos turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero de 2006 y diésel a partir de 2014. Vehículos de más de 8 plazas y de transporte de mercancías, tanto de gasolina como de diésel, matriculados a partir de 2014.

Por último, la etiqueta B afectará a todos los turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero del año 2000 y de diésel a partir de enero de 2006. También a aquellos de más de 8 plazas y de transporte de mercancías tanto de gasolina como de diésel matriculados a partir de 2005.

Hasta el momento estas etiquetas afectan al 50% del parque móvil nacional, que suma unos 16 millones de vehículos, aproximadamente. Pero está previsto que se introduzcan más, hasta cubrir el cien por cien de los más de 32 millones de vehículos que circulan en nuestro país. Una iniciativa que parte de las recomendaciones del Plan nacional de calidad del aire y protección de la atmósfera 2013-2016, conocido de forma abreviada como Plan Aire.

El objetivo de esta nueva  certificación lanzada por Tráfico es, según las mismas fuentes de la DGT,  “discriminar positivamente” a los vehículos más respetuosos con el medio ambiente, y de este modo ayudar a concienciar a los usuarios en materia ecológica. Pero además, la campaña servirá como instrumento común para políticas municipales, tanto de restricción del tráfico en episodios de alta contaminación como de promoción o de incentivo de estas nuevas tecnologías (vehículos eléctricos), que cada vez tienen más presencia en las calles.

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

8 + 8 =


Check Also

Las redes sociales como filtros para las contrataciones de personal

Las redes sociales han trascendido al ámbito del ...

¡No te pierdas nada!

¡Síguenos en Facebook!

Últimos Tweets

Economía en Cine & Libros

Imagen promocional de la película Abuelos
Steven Soderbergh aborda el tea de los papeles de Panamá
Una serie sobre magnates financieros
La obra más aclamada de Santiago Lorenzo
Un documental de HBO
Niall Ferguson repasa la historia del dinero.
La serie de la Fox se enmarca en una gran discográfica de hip hop.
Cartel de la serie documental de Netflix
La película sobre el Brexit
El diccionario permite a los consumidores entender la letra de los contratos de las aseguradoras.
Un libro de Fernando Trias de Bes
Protagonistas de la serie Ballers
El reparto artístico de Silicon Valley
Un libro para aprender economía divirtiéndose.
El póster del último film de Kevin Spacey