Planifica tu menú semanal: ahorra e invierte en salud

Hay que ir a la compra. En la despensa ya solo quedan los restos de la semana anterior. Pero no nos precipitemos. La planificación de un menú semanal que tenga en cuenta las necesidades familiares y las existencias disponibles, puede ayudarnos a disfrutar de una alimentación variada y equilibrada, y además reducir la cantidad de alimentos desaprovechados con el consecuente ahorro. Y es que una compra responsable comienza con una buena planificación.

Veamos algunas claves para planificarse la semana y organizar mejor la alimentación familiar. En primer lugar, el control de las existencias que tenemos en casa. Para ello es importante revisar tu despensa y tu frigorífico de forma regular, y apuntar día a día aquellos alimentos que se van agotando. No olvides además verificar las fechas de caducidad y consumo preferente de los productos que queden en la despensa. En este sentido, una buena estrategia de control es  seguir el Sistema FIFO: “Lo primero que entra es lo primero que sale“.

La planificación implica ahorro

La planificación es el segundo paso. Planifica en base a tus existencias un menú semanal variado, moderado y equilibrado. Deben estar presentes todos los grupos de alimentos y seguir en lo posible las directrices de la Dieta Mediterránea. Y para una correcta previsión, piensa en las cantidades que vas a necesitar de cada alimento que no tienes disponible, según el número de comidas previstas y comensales. Un mal cálculo supone derroche y, por lo tanto, un gasto innecesario.

Comprueba los productos de temporada que pueden estar disponibles en tu tienda, aunque no olvides que los alimentos frescos son los más delicados para su conservación. Los alimentos con vida útil larga, como los productos congelados o las conservas, son una buena solución para posibles imprevistos.

Hacer una lista organizada es otra de las claves de una planificación eficaz. Lo más recomendable es incluir todos los productos que necesitas en la lista, y no confiar en la memoria, que nos puede jugar malas pasadas. Un buen consejo es organizar tu lista según su lugar de almacenamiento: despensa, frigorífico y congelador, facilitando además seguir el orden adecuado a la hora de realizar la compra, y así ahorrar tiempo.

También te será útil anotar los alimentos según los diferentes grupos. Por ejemplo, verduras, frutas, platos elaborados, congelados…, con lo que agilizarás la búsqueda de los productos en la tienda.

Con orden y planificación ahorrarás dinero y tiempo, y evitarás el derroche de productos desperdiciados que, más allá de otras cuestiones morales, suponen un gasto medioambiental innecesario.

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Check Also

Se acabó el papel: las administraciones solo enviarán notificaciones electrónicas a los contribuyentes

Las nuevas tecnologías marcan el día a día, ...

¡No te pierdas nada!

¡Síguenos en Facebook!

Últimos Tweets

Economía en Cine & Libros

Libro de ensayo escrito por Brenda Chávez
El materialismo en la infancia
Libros de Finanzas Personales - Domestica tu Economía
Carátula de El fundador
Tiburones financieros
Una imagen del film Pi, fe en el caos
Frases sobre la economía de grandes pensadores
Una serie televisiva sobre las entrañas de Wall Street
Cartel de "El Contable"
Un cómic sobre la historia de la economía