¿Hay seguros para todo? ¿Qué requisitos debe cumplir el objeto asegurado?

Los seguros son una garantía contractual mediante la cual, y previa contratación y pago de unas cantidades, se recupera el bien asegurado o uno similar, o se es compensado por su pérdida. Y en este sentido, el mercado de los seguros ofrece la posibilidad de asegurarlo prácticamente todo. Eso sí, para que la póliza en cuestión sea legal hay unos requisitos indispensables que deben cumplirse.

Incluso algo irremediable como es la muerte puede asegurarse. Los seguros de vida son un clásico. Es lógico pensar, por tanto, que no hay nada que no sea susceptible de ser asegurado. Y así es. Podemos contratar una póliza para cubrir cualquier cosa, siempre que cumpla los requisitos necesarios.

¿Qué requisitos debe cumplir un objeto asegurable?

Requisitos

El objeto asegurable, sea cual fuere, debe (1) ser una cosa material o inmaterial (corporal o incorporal). (2) Debe existir cuando se firme el contrato.  No se puede asegurar algo que todavía no existe. (3) Aquello asegurado debe ser tasable en términos económicos (si no se puede cuantificar su valor no se puede establecer una indemnización). (4) Debe tratarse, además, de un producto o actividad lícito (no se puede asegurar nada ilegal).

Por otro lado, también deben darse unas circunstancias relativas al riesgo que en su caso paliará el seguro. (1) Es necesario que no se pueda saber con certeza si el riesgo ocurrirá o no, o cuándo sería. (2) El riesgo debe ser factible, y debe poder describirse con exactitud. (3) Por otro lado, dicho riesgo no debe implicar un perjuicio hacia terceros ni ir contra la ley. (4) Y finalmente, ese riesgo debe ser fortuito, sin que en el daño haya influido la voluntad por producirlo.

Hay que decir que no existen seguros preestablecidos para todas las cosas. Están los más habituales, que suelen estar cubiertos por las pólizas más frecuentes de las compañías. No obstante, es posible encontrar compañías especializadas en seguros para sectores concretos, y también existe la posibilidad de hablar con un mediador o corredor para negociar un seguro concreto, si éste no existe. Aunque en estos casos , y debido al riesgo de la excepcionalidad, las cuotas suelen ser altísimas.

De este modo, podría decirse que la práctica totalidad de las cosas pueden asegurarse, desde la propia vida hasta la sonrisa (Julia Roberts lo hizo), las piernas de Ronaldo o el pelo del pecho de Tom Jones. Todo. O casi.

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Check Also

Así es la nueva Ley del Teletrabajo aprobada por el Gobierno

El trabajo a distancia era algo anecdótico en ...

¡No te pierdas nada!

¡Síguenos en Facebook!

Últimos Tweets

Economía en Cine & Libros

No puede confinarse la creatividad
Película sobre las consecuencias del paro de larga duración
La nueva película sobre el mercado laboral de Ken Loach
Imagen promocional de la película Abuelos
Steven Soderbergh aborda el tea de los papeles de Panamá
Una serie sobre magnates financieros
La obra más aclamada de Santiago Lorenzo
Un documental de HBO
Niall Ferguson repasa la historia del dinero.
La serie de la Fox se enmarca en una gran discográfica de hip hop.
Cartel de la serie documental de Netflix