Cómo interpretar la nómina que cobramos cada mes

Hay que saber interpretar la información que nos ofrece la nómina

La nómina es el justificante que reciben los trabajadores del pago del salario mensual por parte de la empresa, y es importante saber interpretarla para entender cuánto cobramos y porqué.

En este documento laboral que es la nómina se detallan los conceptos que forman el salario, y se especifican las cantidades que se deducen al trabajador y que establecen la diferencia entre el sueldo bruto y el sueldo neto o líquido.

En el encabezado de la nómina aparecerán siempre los datos de la empresa contratante. La información que debe reflejarse es: el nombre, domicilio social, CIF, y número de la Seguridad Social.

En el mismo encabezado debemos encontrar los datos del trabajador contratado. Su nombre y apellidos, el DNI o NIE y su número de afiliación a la Seguridad Social. Debe aparecer también la antigüedad, que es la fecha en la que el trabajador comenzó a prestar servicios a la empresa. Una información que debe tenerse en cuenta para los ascensos, los “pluses” de antigüedad y las indemnizaciones en despidos.

Igualmente constará la categoría profesional del empleado, que condiciona el salario base (reflejado en las percepciones salariales) y las funciones en la empresa. La categoría profesional y sus funciones vienen descritas en los convenios colectivos o en los contratos individuales. También se incluye el puesto de trabajo concreto en la empresa.

Sueldo bruto

En el cuerpo central de la nómina deben figurar en primer lugar los devengos, que conformarán el sueldo bruto del trabajador. Son las cantidades de dinero que recibe el empleado por diferentes conceptos, sin deducciones.

Hay dos tipos de devengos:

  • Los que cotizan a la Seguridad Social o percepciones salariales (el salario base y los complementos salariales, así como las horas y gratificaciones extraordinarias, o los pagos en especie).
  • Los excluidos de cotización o percepciones extra-salariales (indemnizaciones por despido o traslado, dietas de viaje, plus de transporte y distancia, prestaciones de la Seguridad Social por incapacidad temporal… ).

Líquido a percibir

Y a continuación de los devengos debemos encontrar las deducciones. Así, del salario bruto mensual hay que deducir diferentes importes que hay que pagar al Estado y a la Seguridad Social. Después de aplicar dichas deducciones, resulta el sueldo neto que percibe el trabajador.

Las deducciones generales son: Contingencias comunes, destinadas a la Sanidad Pública; el desempleo, destinado a las prestaciones por desempleo; y la del IRPF, que es la retención practicada como pago a cuenta a Hacienda (IRPF: Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas). Este porcentaje varía en función del importe del salario y de las circunstancias familiares.

Todas las nóminas deberán ir fechadas y firmadas, y además han de concretar el lugar donde se han generado.

Y por último, en la base del documento, encontraremos la determinación de las bases de cotización, que son las cantidades y porcentajes que calculan las cotizaciones por los conceptos que se pagan a la Seguridad Social.

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

5 + 7 =


Check Also

Cómo ahorrar en casa aunque pases fuera las vacaciones

Ha llegado el mes de agosto y miles ...

¡No te pierdas nada!

¡Síguenos en Facebook!

Últimos Tweets

Economía en Cine & Libros

Cartel de la película francesa La Número uno
Póster de la película Normandía al desnudo
Película de Ken Loach que ganó el Festival de Cannes
Libro de ensayo escrito por Brenda Chávez
El materialismo en la infancia
Libros de Finanzas Personales - Domestica tu Economía
Carátula de El fundador
Tiburones financieros