La OMS reconoce el síndrome del trabajador quemado como enfermedad laboral

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha decidido introducir definitivamente en su Clasificación Internacional de Enfermedades el desgaste profesional, conocido popularmente como el síndrome del trabajador quemado o “burn-out” en inglés, que resulta del estrés crónico y el agotamiento en el lugar de trabajo.

El síndrome del trabajador quemado es ya una enfermedad laboral

Hasta el momento se consideraba un tipo de deterioro de la salud como consecuencia del cansancio o el sobreesfuerzo laboral, pero desde ahora está considerado una patología más incluida en el catálogo de la OMS. Un trastorno que se caracteriza por sensación de cansancio extremo o agotamiento físico y emocional; sentimientos negativos o cinismo con respecto al trabajo; y reducción de la eficacia profesional.

Otra de las características de Síndrome de burnout es que se trata de un desgaste profesional que no surge súbitamente, sino que por lo general se gesta en un periodo que varía entre 5 y 8 años de desgate continuo y estrés crónico en el contexto laboral. Además, suele afectar más a las personas muy comprometidas con su trabajo.

Se trata de un trastorno complejo y a menudo conflictivo psicológicamente, ya que el perfil responsable de los afectados complica el alivio, pues los síntomas «llegan a generar sentimientos de culpa que llevan a la persona a implicarse aún más en el trabajo, causando más agotamiento y perpetuando así un círculo vicioso que acentúa la dolencia.

El hecho de que el burnout pase a ser considerado como una enfermedad laboral, significa que los diagnosticados podrán pedir la baja laboral por este motivo, y no por las depresiones u otras consecuencias del síndrome a las que se veían abocados hasta ahora tras padecerlo durante un tiempo prolongado. Por ello su tratamiento será eficaz por cuanto más precoz.

Trastorno laboral

Se trata de una enfermedad exclusivamente laboral, y así lo quiere recalcar la OMS en el informe emitido tras la  72º Asamblea Mundial de la Salud. El contexto debe ser siempre ocupacional, ya que si el estrés o el agotamiento proceden de actividades no profesionales, no se corresponderán con el síndrome del trabajador quemado, aunque acabe afectando al rendimiento laboral de la persona afectada. Es decir, si alguien tiene problemas en casa, o sentimentales, y no rinde en la oficina, no consigue concentrarse o incluso se deprime, en ningún caso podrá considerarse que padezca el síndrome burnout.

La lista de la Organización Mundial de la Salud es una referencia de las tendencias y estadísticas sanitarias utilizada por los profesionales y las autoridades sanitarias de todos los países que, además, facilita intercambio de información, entre otras ventajas. La nueva clasificación entrará en vigor en 2022.

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

5 + 9 =


Check Also

Qué es y por qué se hace la tasación de una casa antes de comprarla

Comprar una casa es tal vez para muchas ...

¡No te pierdas nada!

¡Síguenos en Facebook!

Últimos Tweets

Economía en Cine & Libros

Imagen promocional de la película Abuelos
Steven Soderbergh aborda el tea de los papeles de Panamá
Una serie sobre magnates financieros
La obra más aclamada de Santiago Lorenzo
Un documental de HBO
Niall Ferguson repasa la historia del dinero.
La serie de la Fox se enmarca en una gran discográfica de hip hop.
Cartel de la serie documental de Netflix
La película sobre el Brexit
El diccionario permite a los consumidores entender la letra de los contratos de las aseguradoras.
Un libro de Fernando Trias de Bes
Protagonistas de la serie Ballers
El reparto artístico de Silicon Valley
Un libro para aprender economía divirtiéndose.
El póster del último film de Kevin Spacey