Semáforo ambiental en el etiquetado de alimentos para fomentar un consumo responsable

La industria alimentaria es la que más impacto ambiental provoca hoy en día, incluso por delante del sector textil e incluso del tecnológico. Muchos de los sistemas empleados para la producción, el tratamiento o la distribución de los alimentos no son en absoluto sostenibles. Y para ello se ha creado el Semáforo ambiental en el etiquetado de los alimentos, que ya se aplica por ley en Francia y se está introduciendo en algunos comercios españoles, con el objeto de fomentar entre los ciudadanos el consumo responsable en términos medioambientales.  

Este semáforo ambiental en el etiquetado da información a los consumidores sobre el impacto medioambiental de los productos que compran en el supermercado con un código de cinco colores, que van del verde al rojo. Es decir, de menos a más en cuanto a la huella ambiental  que cada alimento deja a lo largo de todo su proceso de producción, desde su cultivo o crianza hasta los tratamientos industriales del producto y su distribución, que hará que lleguen hasta nuestro carrito de la compra.

Semáforo ambiental en el etiquetado: indicadores

Así, de un modo sencillo y con un simple etiquetado, se comunica el impacto global del alimento en el medio ambiente, con el fin de aportar a los ciudadanos información útil para una decisión de compra consciente y respetuosa desde un punto de vista ecológico. Para ello se evalúa el ciclo de vida de cada producto, y se puntúan cromáticamente tres indicadores básicos desde la óptica del respeto ambiental: el uso de pesticidas, el impacto de su proceso de producción en la biodiversidad y el impacto en el clima.

Estas etiquetas ecológicas se colocarán en los puntos de venta, y la intención es ir incorporándola también a los envases de manera progresiva. De este modo, se quiere seguir mejorando la información ofrecida al consumidor en todos los productos alimentarios, sumándose así a las etiquetas ya existentes que indican las características de los alimentos para certificar sus valores saludables.

En cualquier caso, este compromiso inicial de los comercios del sector alimentario con la sostenibilidad, la calidad de los productos y sus propiedades saludables debe valorarse muy positivamente, pero desde las asociaciones de consumidores advierten que tampoco debemos creer ciegamente en toda la información que se nos brinde, ya que a menudo las etiquetas ofrecen datos ambiguos o de dudosa credibilidad. Del mismo modo que algunas son meros reclamos comerciales sin ningún rigor ni garantía.

De todos modos, el nuevo semáforo ambiental en el etiquetado de los alimentos pretende garantizar la sostenibilidad de los alimentos señalados centrándose en valorar los productos de proximidad, que no necesitan de tanto transporte contaminante para llegar a las estanterías de los comercios; los productos de temporada, cuya producción depende de las condiciones climáticas del momento, garantizando así la protección y el respeto por los recursos naturales, y la reutilización de los envases o los materiales utilizados para empaquetar, ya que son éstos una de las principales fuentes de contaminación. Es decir, se pretende promover y concienciar sobre la fórmula de la economía circular en el sector alimentario.

 En suma, el semáforo ambiental en el etiquetado de los alimentos abarca en su análisis todas las etapas de producción para determinar el color de la etiqueta, y que esta sea lo más precisa posible.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More By redacción DTE
Load More In Consumo Sostenible

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

IBI, Impuesto de Bienes Inmuebles: qué es y cómo calcularlo

El Impuesto de Bienes Inmuebles, más conocido por ...

Economía en Cine & Libros

pombo