Reciclar medicamentos para fomentar el ahorro energético y proteger el medioambiente

Todos tenemos en casa medicamentos que ya no son necesarios, porque hemos finalizado un tratamiento o porque han caducado después de una temporada en el botiquín (hay que revisar sus contenidos sanitarios cada cierto tiempo). Unos fármacos que nunca debemos tirar a la basura doméstica ni a los contenedores públicos, ni tampoco guardarlos en un cajón, pues lo único que hacemos es aplazar el problema. Lo que hay que hacer es depositarlos en el punto SIGRE de una farmacia.

SIGRE Medicamento y Medio Ambiente es una entidad sin ánimo de lucro creada para garantizar la correcta gestión medioambiental de los envases y restos de medicamentos de origen doméstico. Su puesta en marcha en 2001 fue promovida por los laboratorios farmacéuticos y cuenta con la participación activa de las oficinas de farmacia y de las empresas de distribución farmacéutica. En la actualidad, más de 21.400 farmacias disponen de un Punto SIGRE en España, distribuidas en todas las provincias del país.

Al depositarse los fármacos en un punto Sigre se garantiza que estos residuos reciben un correcto tratamiento medioambiental, evitando así que puedan dañar el entorno.

El reciclaje de fármacos permite ahorrar energía y recursos

Pero no es este el único beneficio de utilizar estos apropiados canales de reciclaje, pues también hay unas consecuencias económicas muy positivas desde el punto de vista energético. Concretamente, se calcula que en los más de diez años de actividad que lleva esta entidad, el reciclaje de los prospectos de papel de los medicamentos y del cartón de los envases ha significado un ahorro de energía de 126 millones de KW/h. Una cifra que equivale a la energía que consumen 38.800 hogares españoles en un año. Y además, al no acabar en un vertedero y por tanto no ser finalmente sometidos a un proceso de incineración, se ha evitado la emisión de 42.000 toneladas de CO2 a la atmósfera con los perjuicios que ello acarrea.

Además, este sistema de recogida y reciclaje contribuye notoriamente a la consecución del desarrollo sostenible, disminuye el volumen de residuos municipales y genera empleo.

Por otra parte, y casi como beneficios colaterales de la actividad, la recogida y el reciclaje de medicamentos en puntos SIGRE permite la recuperación de parte de la energía contenida en los residuos urbanos para generar calor y/o energía eléctrica; lo cual, además, propicia un ahorro proporcional en el consumo de combustibles fósiles (petróleo, Carbón, gas natural y gas licuado).

A todo esto habrá que sumarle que, lógicamente, disminuye la necesidad de suelo para vertederos, reduciéndose así el impacto ambiental.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More By redacción DTE
Load More In Ahorro

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Educación económica básica en la web del Banco de España

La educación económica es un tema recurrente en ...

Economía en Cine & Libros

Money Academy
sangre_y_dinero
pombo