¿Qué es un fondo de emergencia en la economía familiar?

Los imprevistos pueden desestabilizar la economía familiar. Siempre son inoportunos, y a veces inasumibles, cuando llegan en un momento financieramente difícil. Por ello siempre es recomendable tener unos ahorros que nos permitan hacer frente a esos eventuales problemas. Un colchón de seguridad que se conoce como fondo de emergencia.

¿Qué es un fondo de emergencia?

Como su propio nombre indica un fondo de emergencia es una reserva de dinero a la que poder recurrir en caso de emergencia o situaciones inesperadas. Siempre nos pueden surgir imprevistos que alteren nuestro presupuesto mensual, bien sea la reparación de la lavadora que se ha estropeado, una derrama de la comunidad, una avería en el coche, un gasto médico…

Por este motivo, es muy importante anticiparse a este tipo de problemas y disponer de un fondo de emergencia, alternativa muy recomendable, además, para las personas que cuentan con rentas más ajustadas. Si no contamos con esta reserva de efectivo es muy probable que a final tengamos que hacer uso de la tarjeta de crédito, lo cual se traduce en más deudas.

El objetivo de un fondo de inversión es principalmente hacer frente a los imprevistos, pero en el mejor de los casos estos no llegan. Si es así, a parte de la tranquilidad que da tener fondos para solucionar los posibles problemas, los ahorros pasan a ser una inversión de futuro, pues tal vez lleguen a posibilitarle un viaje deseado, o pagar los estudios de los hijos, por ejemplo. Y desde luego, también resultarían una bendición en caso de perder el trabajo, pues nos garantizaría ese tan necesario colchón de seguridad.

¿Cuánto dinero destinar a un fondo de emergencia?

La cantidad a destinar para el fondo de emergencia dependerá de cada caso. Hay que analizar las finanzas personales, cuánto dinero podría necesitar de manera urgente. Para ello tenga en cuenta cuántas personas están a su cargo, cuáles son sus gastos, etc, y calcule destinar un equivalente a entre tres y seis meses de gastos normales. Un dinero que, lógicamente, se ha de ir acumulando de manera progresiva, ahorrando una cantidad fija y razonable cada mes, por ejemplo.

Un fondo de emergencia es invertir en tranquilidad económica

¿Dónde guardar el fondo de emergencia familiar?

Su fondo de emergencia debe estar disponible en cualquier momento. Por ello, guárdelo en una cuenta bancaria con disponibilidad inmediata y manténgalo separado de la cuenta donde tenga domiciliados recibos o pagos de tarjetas de crédito. No lo invierta en depósitos a plazo fijo o fondos garantizados que le puedan cobrar penalizaciones por sacarlo antes de su vencimiento.

La seguridad de ese dinero también es importante. Elija un producto bancario sin riesgo para el depósito de su fondo de emergencia. Así tendrá la garantía de que su dinero siempre va a estar ahí. No obstante, la búsqueda de garantías no significa que ese dinero no pueda o deba rendir. No hay que tener el dinero guardado en un cajón sin producir nada. Lo más recomendable es informarse en su banco y búsquele una rentabilidad, por pequeña que sea.

Claves de un fondo de emergencia

  1. Propósito: el propósito principal es proporcionar un colchón financiero para cubrir gastos inesperados, como reparaciones de emergencia, facturas médicas inesperadas, pérdida de empleo u otras situaciones imprevistas que puedan surgir.
  2. Importancia: es fundamental para evitar endeudarse en situaciones imprevistas o recurrir a opciones costosas de financiamiento, como tarjetas de crédito con altas tasas de interés o préstamos rápidos.
  3. Tamaño ideal: el tamaño ideal puede variar según las circunstancias individuales, pero generalmente se recomienda tener entre tres y seis meses de gastos básicos cubiertos. Esto proporciona un colchón financiero adecuado para la mayoría de las personas en caso de emergencia.
  4. Fuentes de financiamiento: se financia mediante la asignación regular de una parte de los ingresos mensuales hacia una cuenta designada específicamente para este fin. También se puede alimentar mediante bonificaciones, ingresos adicionales o cualquier otro ingreso inesperado.
  5. Liquidez: Es importante que el fondo de emergencia esté compuesto por activos líquidos, es decir, que puedan convertirse rápidamente en efectivo sin incurrir en grandes pérdidas. Las cuentas de ahorro, cuentas corrientes o inversiones de bajo riesgo y alta liquidez son opciones comunes para almacenar un fondo de emergencia.
  6. Mantenimiento y actualización: un fondo de emergencia no es algo que se establece y se olvida. Es importante revisar regularmente el tamaño y la situación financiera personal para asegurarse de que el fondo de emergencia sea adecuado y suficiente para cubrir cualquier cambio en las circunstancias.
Share this Story
Load More Related Articles
Load More By redacción DTE
Load More In Ahorro

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Préstamos verdes para proyectos o iniciativas sostenibles

La sostenibilidad es un concepto socioeconómico cada vez ...

Economía en Cine & Libros

Money Academy
sangre_y_dinero
pombo