Hipotecas bonificadas cuando el EURIBOR no deja de subir y encarecer las cuotas

El imparable aumento del EURIBOR ha disparado las cuotas de las hipotecas de todos aquellos que las tenían en modo variable. Y ha sacado a la palestra el debate de si es un buen momento para negociar con el banco un traspaso a modo fijo, o si ya es tarde para que dicha operación salga rentable. Pero aún hay una opción más, lo que se conoce como la hipoteca bonificada, y que explicaremos a continuación. 

Los bancos pueden rebajar los intereses de las hipotecas a cambio de la contratación de productos adicionales.

Cada banco ofrece las hipotecas con un tipo de interés que se negociará en cada caso con el cliente, y siempre estará condicionado por el índice EURIBOR, al cual se sumará en cada cuota mensual a lo largo de todo el contrato. Siempre con un mismo valor si el crédito hipotecario se suscribe a tipo fijo o según las variaciones del EURIBOR si es variable. No obstante, algunas entidades bancarias ofrecen hipotecas con un tipo de interés reducido si contratas adicionalmente otros productos, y estas son las hipotecas bonificadas.

Este tipo de productos permite al cliente beneficiarse de descuentos en los tipos de interés si se contratan productos adicionales con la misma entidad, y se hace con garantía de permanencia. Por ejemplo, domiciliar la nómina o contratar seguros de vida o seguros del hogar con el mismo banco o con las aseguradoras asociadas a la entidad financiera.

Pero no solo estos dos tipos de pólizas, que de algún modo están relacionados con la operación hipotecaria, ya que el seguro de vida se vincula al crédito y el del hogar garantiza el buen estado del inmueble financiado. También puede entrar en la ecuación un seguro de protección de pagos, que garantice el cobro de un número determinado de cuotas o de capital si el cliente pierde capacidad de ingresos.

Las cuentas claras

Conviene señalar, llegado este punto, que un banco no puede obligar a un cliente a contratar seguros con la entidad. Es una opción que debe adoptarse de común acuerdo, y que supone una garantía para el banco y beneficia al cliente con un descenso en el tipo de interés.

Cuando un banco negocia una hipoteca bonificada con un cliente, al facilitar la información de la hipoteca tiene que especificar claramente el coste total del préstamo con y sin bonificaciones. Y del mismo modo, debe explicar la reducción en el diferencial que se consigue con cada uno de los productos que se pueden contratar con la hipoteca. De esta manera, el cliente puede calcular la rebaja que conseguirá en el tipo de interés si contrata un producto u otro.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More By redacción DTE
Load More In Economía fácil

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Ingreso Mínimo Vital 2024: ¿qué es, cómo solicitarlo y a quién beneficia?

El ingreso mínimo vital (IMV) fue hace cuatro ...

Economía en Cine & Libros

pombo