Deducciones de los autónomos: conoce cuáles son los gastos deducibles

Los autónomos son trabajadores por cuenta propia y deben gestionar sus finanzas con diligencia para no pagar más de lo debido al presentar su declaración de renta, donde figuran todos sus ingresos y gastos. Y para ello es imprescindible saber cuáles son las deducciones de los autónomos. O lo que es lo mismo, qué gastos pueden deducirse para rebajar la cifra a pagar cuando cumpla con sus obligaciones fiscales.

deducciones de los autónomos
Cuáles son los gastos deducibles de los trabajadores autónomos.

Las deducciones de los autónomos son las correspondientes a esos gastos que resultan imprescindibles para desarrollar la actividad profesional del trabajador. Y es que toda actividad laboral autónoma exige una serie de gastos para poder ser ejecutada, ya sea la compra de material, de herramientas o el alquiler de un local, entre otras. Y esos son los gastos deducibles, que Hacienda restará de los ingresos a la hora de calcular los impuestos a pagar a través de la renta anual.

 Además, la Agencia Tributaria permite contabilizar los gastos deducibles del autónomo tanto para el cálculo del IVA (Impuesto del Valor Añadido) como del IRPF, y solo estas deducciones de los autónomos pueden marcar una gran diferencia en sus cuentas.

Cuáles son los gastos deducibles

Hay dos condiciones indispensables para que un gasto sea considerado por Hacienda como desgravable. La primera, ya comentada, es que el gasto sea necesario y exclusivo para el desarrollo de la actividad laboral del autónomo. Y la segunda que, además de cumplir la primera, se haya conservado la factura.

Es habitual interpretar el concepto “gasto necesario” de modo demasiado amplio, y eso puede suponer un problema, ya que si Hacienda inspecciona y anula la deducción, la medida irá acompañada de una sanción. La condición de necesario y exclusivo debe ser obvia. En caso de duda, probablemente el gasto no lo sea.

La factura también es un requisito para las deducciones de los autónomos. Sin ella el gasto no puede desgravarse. Y una factura no es un ticket. El documento debe contener todos los datos fiscales tanto del emisor como del receptor, a parte del concepto y del precio con el IVA desglosado. También deberán constar la fecha de emisión y el número de factura. Si toda esta información consta en la factura, el autónomo podrá desgravarse el gasto tanto del IRPF como del IVA.

Deducciones de los autónomos sin factura

Siempre hay excepciones. Y en el terreno de las deducciones de los autónomos también.  Hay gastos que nunca vienen acompañados de una factura. Por ejemplo, las cuotas mensuales de la Seguridad Social, las de colegios profesionales o los seguros, entre otros. Y lo mismo suele ocurrir con los gastos de transporte, donde es difícil pedir factura si no se ha adquirido un bono. En estos casos, puede bastar la factura simplificada o el ticket para desgravarlo del IRPF, aunque no hay garantía de que la Agencia Tributaria lo acepte. En lo referente al IVA, sin factura completa no hay manera de deducirlo.

Deducciones de los autónomos más comunes

Las deducciones de facturas, como ya hemos dicho, dependen de la actividad de cada trabajador autónomo, pero hay muchos gastos habituales que pueden desgravar la gran mayoría. Son por ejemplo los gastos de alquiler (oficina, almacén, tienda…), suministros (luz, agua, calefacción), IBI y otros gastos de los inmuebles, el teléfono e internet, creación y mantenimiento páginas web, material de oficina, vehículos y combustible o los gastos de márquetin y publicidad, entre otros.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More By redacción DTE
Load More In Economía fácil

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Educación económica básica en la web del Banco de España

La educación económica es un tema recurrente en ...

Economía en Cine & Libros

sangre_y_dinero
pombo