¿Y si tenemos que coger taxis en vacaciones?

Ahora que los dimes y diretes entre taxis y servicios de transporte con licencia VTC aparecen día sí y día también en los telediarios es un excelente momento para refrescar y poner al día los derechos que, como consumidores, tenemos al utilizar un taxi, que ya tratamos en Domestica tu Economía.

El servicio de taxis, al tratarse de un servicio público debe cumplir unas condiciones mínimas establecidas en la legislación, especialmente ahora que existen alternativas de transporte urbano para el usuario del taxi.

Los servicios de VTC (Vehículos de Turismo con Conductor) han llegado a formar parte del ecosistema. Es una nueva con alternativa al transporte urbano en las ciudades, cuyos derechos y obligaciones para los viajeros trataremos en un post específico, ya que difieren en gran parte del taxi, al aceptarse, entre usuario y empresa de transporte unas condiciones específicas que deberán respetar ambos.

Taxi, derechos de los usuarios - Domestica tu Economía

Las licencias VTC autorizan a desempeñar la actividad de arrendamiento de vehículos con conductor. Antes del desembarco de empresas como Uber y Cabify, este tipo de licencias se solicitaban para ejercer de chófer o conductor de limusinas, por ejemplo.

Poco a poco, las administraciones locales van regulando la actividad tras la explosión de esta nueva oferta de transporte público urbano. Desde enero de 2017 los VTC deben llevar un distintivo identificativo en Madrid, Barcelona, Cantabria, Murcia, Galicia y Castilla y León. Con todo, salvo que ya seamos usuarios de alguna plataforma VTC, el taxi sigue siendo el método más utilizado para itinerarios vacacionales por la gran diferencia de oferta. Actualmente dan servicio 7.058 VTC y 64.217 taxistas y se prevé que otras 10.000 licencias VTC salgan al mercado por sentencia judicial.

Taxi, servicio regulado en España desde 1979

A diferencia del servicio VTC, los servicios de taxi están claramente regulados desde 1979, actualmente dependen de cada comunidad autónoma. Sustancialmente implican que:

  • Podamos elegir el coche en la parada (salvo que tengan un sistema por turnos).
  • Los coches tengan las adecuadas medidas de seguridad e higiene así como a llevar maletas u otros bultos normales
  • Derecho a recibir ayuda para subir o bajar del vehículo.
  • Conocer en todo momento las tarifas a aplicar, el recorrido y si por alguna causa se va a aplicar alguna tarifa especial (por salir del casco urbano, por ejemplo, o por dirigirse a zonas específicas como aeropuertos).

Además, ahora existen centralitas telefónicas o aplicaciones (como Mytaxy o similares) que permiten solicitar taxi desde una app del móvil y seleccionar determinados servicios específicos (dimensiones, plazas, horarios de recogida determinados…) que tienen sus propias condiciones de contratación que deberemos comprobar y, como siempre, guardar copia de todo ello para que podamos reclamar en caso de que no se cumplan (o se cumplan deficientemente) alguna de ellas.

Los taxistas están obligados a llevar hojas de reclamaciones, y podremos denunciar el cualquier incumplimiento, incluyendo el mal estado o la suciedad del interior o exterior del taxi ante la oficina de consumo mediante la copia de nuestra queja en la hoja de reclamaciones.

Además, el conductor no podrá negarse a realizar el trayecto salvo causa justificada, aunque en realidad el margen es amplio ya que, además de causas más o menos objetivas (como que el usuario sea un delincuente, o esté drogado o bajo efectos del alcohol), pueden realizarse objeciones por motivo de atuendo o recorrido. En caso de que se nos deniegue el traslado tenemos derecho a solicitar la justificación por escrito (deben tener hoja de reclamaciones) y a requerir a la policía para que levante acta.

Derechos prácticos a la hora de coger un taxi en vacaciones

Si estos días de verano, incluimos el transporte en taxi en nuestros itinerarios vacacionales serán prácticos estos consejos, ya que muchas veces en la única manera de llegar a tiempo al aeropuerto. Si tenemos que subirnos a un taxi con prisas es mejor saber que:

  • Respecto a las tarifas, además de que deberán tener cambios de al menos 20 euros, es importante conocer que en caso de que el taxista olvide poner en marcha el taxímetro (que indica la tarifa) no podrá cobrar más que desde el momento en que lo active (salvo acuerdo en contrario) y estará obligado a proporcionarnos ticket y factura a nuestro requerimiento en la que figure: número de licencia del taxista (así como su nombre y apellidos ya que muchas veces con la misma licencia se comparten varios conductores), su NIF, matricula, origen y destino y precio.
  • A la hora de transportar a mascotas y elementos especiales las limitaciones del vehículo podrán ser motivo suficiente para que, si no puede realizarse el trayecto (porque por ejemplo físicamente no entre en el maletero), la negativa del taxista sea justificada, salvo que sea un perro lazarillo o de asistencia a personas que lo necesiten o se trate de transportar una silla de ruedas del viajero, que siempre deberá ser aceptada.

Con la actual ola de calor, es una queja habitual que muchos taxistas indiquen que no ponen el aire acondicionado, y lleven las ventanillas bajadas, pero el viajero tiene derecho a solicitar el uso de aire acondicionado o calefacción, así como a que el conductor no fume y también podremos reclamar en caso de que no lo cumpla.

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

8 + 3 =


Check Also

Derechos del consumidor en el transporte de equipaje

Con las maletas hechas y el billete en ...

¡No te pierdas nada!

¡Síguenos en Facebook!

Últimos Tweets

Economía en Cine & Libros

Cartel de la película francesa La Número uno
Póster de la película Normandía al desnudo
Película de Ken Loach que ganó el Festival de Cannes
Libro de ensayo escrito por Brenda Chávez
El materialismo en la infancia
Libros de Finanzas Personales - Domestica tu Economía
Carátula de El fundador
Tiburones financieros