Semana laboral de cuatro días, ¿una realidad posible?

El debate no es nuevo. El planteamiento de una semana laboral de cuatro días, que supondría 35 horas de trabajo semanales, ha estado sobre la mesa en varias ocasiones, y se han hecho pruebas en diversos sectores y con diferentes colectivos, pero nunca hasta ahora se había llevado a cabo una experiencia de las proporciones de la realizada por el Gobierno islandés, que se ha saldado con un abrumador éxito y parece acercar el nuevo modelo a una realidad posible.

Entre los años 2015 y 2019 Islandia llevó desarrolló un proyecto en el que se trataba de reducir la jornada laboral a cuatro días. Más de 2.500 trabajadores, el 1% de la población activa islandesa, participó en la prueba, que ha arrojado ahora un éxito abrumador. Tras analizarse los resultados, se comprobó que la productividad y la prestación de servicios se mantuvieron o incluso mejoraron en los diferentes centros laborales donde se aplicó el formato reducido, y los trabajadores se sintieron menos estresados.

La prueba, que suponía rebajar las horas semanales de 40 a 35 sin que repercuta en el salario de los trabajadores, se llevó a término en el sector público del gobierno islandés, y todos los indicadores resultaron positivos. El rendimiento mejora, los trabajadores se desestresan y también favorece el equilibrio entre vida laboral y personal.

Ejemplo

Este ejemplo no ha tardado en captar la atención de los agentes sociales y el resto de los gobiernos europeos, ya que puede suponer una auténtica revolución en el mercado laboral de los próximos años, y limar asperezas en muchos de los puntos de conflicto entre la patronal y los sindicatos.

España es uno de los países que apuesta por la nueva fórmula. Al menos probar la experiencia, ya que el mercado laboral hispano, así como el funcionariado, en poco o nada se parece al islandés, y hay que adecuar las formas y las experiencias a cada ámbito. De hecho, el Gobierno español anunciaba en marzo su intención de poner a prueba la semana laboral de cuatro días. En su caso, se trata de experimentar con 32 horas en un espacio de tres años.

Aún sus pruebas, proyectos, experimentos, pero tal vez ya pueda pensarse en la semana laboral de cuatro días (y tres de fin de semana libres) como una realidad posible y no demasiado lejana en el tiempo.

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

Check Also

Los coches de energías alternativas superan por primera vez en ventas a los de gasolina

El futuro de la automoción está en las ...

Economía en Cine & Libros

Imagen promocional de StartUp
No puede confinarse la creatividad
Película sobre las consecuencias del paro de larga duración
La nueva película sobre el mercado laboral de Ken Loach