«Inevitable», o un completo catálogo de crisis posibles

La crisis sigue inspirando la creatividad de los artistas contemporáneos, y en el caso de Inevitable (José Algora, 2013, aunque estrenada ahora en España) lo hace desde la nostalgia de debacles pasadas y con una inusitada vocación exhaustiva que pretende repasar, casi con el rigor de un catálogo existencial, todas las acepciones posibles del término y sus funestas consecuencias. Y así, más allá de la depresión económica que en los años ochenta asoló Latinoamérica, y arrastró buena parte de las finanzas internacionales anticipando los catastróficos efectos de la globalización capitalista actual, la historia vierte sobre los personajes toda la gama de crisis posibles que nos pueden afectar en un momento u otro de nuestras vidas.

La crisis de los 40, la crisis matrimonial, la crisis creativa, la profesional, la adolescencia – que es una crisis, sin lugar a dudas-, la emocional e incluso la crisis nerviosa en su vertiente más cruda e irreversible. Y mientras el film se centra en lo dicho, en seguir con la cámara las evoluciones de los desnortados protagonistas, confundidos en su mediocridad cotidiana, esbozando un retrato pero sin llegar a definir un argumento, como si de un voyeur se tratara, con discreción, casi disimulo, y aprovechando los tonos sepias de la fotografía vintage y la austeridad del diseño de producción para transmitir un realismo rancio y deprimente que condiciona y define el entorno transitado; hasta ese momento, digo, todo funciona mucho mejor.

El escenario de la crisis global deviene metáfora social de la ruina emocional que alberga en su interior el responsable de una vida desaprovechada, y de cómo arrastra y contagia a quienes le rodean. Y en cambio el film vira inesperadamente, se adentra en un juego intrigante de coincidencias absurdas y conexiones forzadas, nunca verosímiles y en absoluto estimulantes, y pierde todo su interés antropológico y sociológico perdiéndose en los convencionales vericuetos de una ficción de enredo pasional. Una lástima, pues llegado este punto ni el convincente Grandinetti ni el gran Luppi consiguen ya dignificar tanto tópico acumulado y precipitado en el último tramo. Y así, el film entra en crisis y finalmente quiebra.

inevitable-grandinetti-luppi

Argentina, 2013.
Dirección: José Algora.
Guión: José Algora y Héctor Carré.
Intérpretes: Federico Luppi, Darío Grandinetti, Mabel Rivera, Antonella Costa, Carolina Peleritti.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More By Javier Matesanz
Load More In Economía en el cine

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

La gran estafa de los teleoperadores, o cómo se destapó desde dentro

No estamos ante un documental al uso. La ...

Economía en Cine & Libros