Tarjetas híbridas para combinar el crédito y el débito

En los últimos meses se ha dicho hasta la saciedad que el plástico está sustituyendo al dinero en metálico. Una realidad reforzada durante la pandemia. Pagar con tarjeta es ya lo más común, y ahora podremos evitar su duplicación llevando las tarjetas híbridas, que combinan el crédito con el débito.

La principal diferencia entre las tarjetas de débito y crédito es que cuando realizas un pago con las primeras, se carga en tu cuenta inmediatamente, mientras que en las de crédito se descuenta de forma aplazada según la modalidad de pago. Con las híbridas puedes escoger entre las dos tipologías.

Hasta ahora, las denominadas tarjetas dual o mixtas funcionan principalmente como las de crédito, pero permiten también retiradas en cajeros automáticos a débito sin comisiones. Una ventaja. Pero las híbridas permiten escoger la opción en todas las operaciones, y no solo en las extracciones.

¿Cómo decidir una opción u otra?

Las tarjetas híbridas pueden ser de débito o de crédito según le interese a su titular. Pero según un modelo u otro, el funcionamiento difiere.  En algunas tarjetas, el pago mediante contactless se anotará siempre a débito, mientras que si introduces la tarjeta en el datáfono será a crédito. En otras, se configura la forma de pago predeterminada en la app de la entidad. Otra modalidad de tarjeta dispone de dos caras diferentes, cada una con una forma de pago (débito o pago a plazos).

Una de las principales ventajas de las tarjetas híbridas es que llevas una en vez de dos, y que puedes elegir el método de pago y puedes gestionar de manera más efectiva tus finanzas. Además, algunos negocios exigen el pago con las de crédito, y ese ya no es un problema aunque suelas usar tu plástico a débito.

Eso sí, hay que pensar que las tarjetas híbridas no dejan de ser una tarjeta de débito normal y corriente que, en caso de necesitarlo, te permite pagar a crédito, o viceversa. Y no todas las tarjetas híbridas son iguales. De modo que es muy conveniente enterarse bien bajo qué modalidad se emite por defecto antes de utilizarla. Y cambiarla o rechazarla si no la consideras conveniente. En cualquier caso, es imperativo tener clara la forma de pago antes de utilizarla para financiar las compras, y pagar intereses solo en los casos deseados. Hay que leerse siempre la letra pequeña e informarse de la comisión que tendrás que pagar por el uso de la tarjeta antes de aceptarla y utilizarla.

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

Check Also

Fin a las largas esperas telefónicas y la atención al cliente robotizada

Consumo regulará por ley los servicios de atención ...

Economía en Cine & Libros

Imagen promocional de StartUp