Etimología financiera (I): ¿de dónde vienen “economía”, “banco” o “cheque”?

¿De dónde vienen las palabras? Averiguarlo supone a veces un viaje apasionante en la Historia o un paseo por curiosidades insospechadas, siempre significativas y a veces con sorprendentes significados. En cualquier caso, nunca está demás saber por qué decimos lo que decimos; en este caso, cuando hablamos de economía. Iniciamos aquí una serie dedicada a la etimología financiera, que pretende ser tan didáctica como entretenida.

El origen de las palabras utilizadas en economía

Financiero

La palabra financiero está compuesta del verbo financiar y el sufijo -ero, que indica pertenencia. Hete ahí el quid de la cuestión etimológica. El verbo financiar, por su parte,  viene del francés financer (sufragar una deuda); y a su vez la palabra francesa viene del latín finis (fin), que aporta la idea de poner fin a la deuda. La combinación de todo ello dota de sentido el término que encabeza la serie que hoy inauguramos.

Economía

Vendría a ser el ámbito conceptual en el que transitan los financieros y donde se desarrollan las finanzas. Los griegos llamaban “oikos” a la casa, incluyendo todo su contenido y a su administrador “nemó”. Así se creó “okomos”, que designa “administración de la casa”, y éste es el precedente etimológico de lo que llegaría a ser el término “economía”.

 

Banco y bancarrota 

No es difícil imaginar que ambos términos tienen mucho que ver, y que para discernir la etimología de la bancarrota hay que dilucidar antes de donde procede la palabra banco o banca. Y concretamente datan de finales de la Edad Media, cuando de la mano de la burguesía aparecieron lugares donde la emergente clase empresarial hacía sus transacciones financieras. Prestaban dinero a cambio de un interés a quienes necesitaban efectivo para comprar mercancías. Y así nacieron los bancos, que reciben su nombre de aquellos largos asientos públicos de madera (bancas en italiano, ya que Florencia y Venecia fueron algunas de las primeras ciudades europeas donde se llevaron a cabo este tipo de actividades financieras) donde los usureros se lucraban haciendo sus préstamos.

Ni que decir tiene que, al igual que ocurre hoy, muchos financieros erraban en sus cálculos y acababan por quebrar, lo cual llevó a la lógica derivación de la palabra “bancarrota”.

Cheque

La palabra cheque viene del inglés Check, que a su vez procede del francés eschec, que significa “jaque”. Un término que muy significativamente se utiliza en el juego del ajedrez cuando un adversario amenaza la figura del rey. Y es que los primeros cheques bancarios eran utilizados para prevenir fraudes, ya que el banco tenía la firma del cliente y, a la entrega de uno de los documentos al cobro, se comparaba minuciosamente antes de hacer efectiva la cantidad solicitada. De ahí el verbo chequear.

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

3 + 9 =


Check Also

Consejos para ahorrar mientras estés en la Universidad [VÍDEO]

La etapa universitaria tiene que ser un periodo ...

¡No te pierdas nada!

¡Síguenos en Facebook!

Últimos Tweets

Economía en Cine & Libros

Libro de ensayo escrito por Brenda Chávez
El materialismo en la infancia
Libros de Finanzas Personales - Domestica tu Economía
Carátula de El fundador
Tiburones financieros
Una imagen del film Pi, fe en el caos
Frases sobre la economía de grandes pensadores
Una serie televisiva sobre las entrañas de Wall Street
Cartel de "El Contable"