¿Qué es y cómo funciona el cashback, o la “devolución de dinero”?

No es aún muy conocido ni demasiado frecuente en España, pero el cashback es muy popular en países como Estados Unidos y Reino Unido, y se perfila como una solución alternativa a los cajeros para conseguir dinero en efectivo. Su traducción sería “devolución de dinero”. Veamos en que consiste.

En marzo de 2015 se inició la llamada guerra de los cajeros, cuando una entidad bancaria decidió empezar a cobrar comisiones en sus terminales a los usuarios que no fueran clientes y utilizaran sus cajeros para sacar dinero. A partir de ahí, todos los bancos y cajas obraron del mismo modo, y la comodidad de los expendedores de efectivo se fue al traste o empezó a salir cara. Y es ahí donde el cashback aparece como alternativa idónea para paliar el problema, pues es una nueva forma de sacar dinero de nuestra cuenta bancaria sin pasar por los cajeros automáticos de las entidades bancarias.

Así, cuando nos urge tener efectivo y estamos realizando el pago de una compra en un comercio determinado, el cashback es un sistema muy práctico, pues consiste en solicitarle dinero al cajero. Simplemente. El cliente le pide al dependiente que añada al cómputo de su compra la cantidad que necesita en efectivo, y paga la suma total con su tarjeta de crédito o débito. A continuación, el cajero le devolverá en metálico la diferencia entre la compra y la cantidad pagada, y de este modo, sin pagar comisiones de ningún tipo, el consumidor ya tiene dinero efectivo en el bolsillo.

El establecimiento no cobra comisión alguna (es un servicio extra que le ofrece al cliente), aunque los hay que exigen un gasto mínimo para retirar efectivo o marcan un importe máximo de efectivo a entregar.

Ventajas y comodidades

El cashback es una gran ventaja en lugares donde no hay cajeros automáticos en las inmediaciones o están fuera de servicio, por lo que habría que desplazarse hacia otro lugar más alejado para sacar efectivo. Además, aunque los haya, puede ser que ese cajero en concreto nos cobre comisión porque no somos clientes de ese banco. El cashback evita todos estos problemas.

La cadena de supermercados británica Tesco fue la primera en probar este sistema, que actualmente se utiliza en supermercados, gasolineras, restaurantes o bares. Algo que poco a poco puede ir introduciéndose en nuestros hábitos comerciales y de consumo, a pesar de que de momento, en España, y por iniciativa de una entidad bancaria, solo puede llevarse a cabo a instalándonos una aplicación en el móvil. Dicha aplicación está disponible tanto para Android como para Apple.

Por cierto, el sistema cashback no  se debe confundir con otra práctica que nos permiten las nuevas tecnologías aplicadas al comercio, como la oferta de algunas plataformas online que, bajo el mismo nombre, consiste en devolver un porcentaje de la compra realizada en estas webs, bien a través de transferencia a tu banco o a una cuenta asociada a la plataforma en cuestión, para que lo gastes en la misma página.

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Check Also

Internet, la nueva y mejorada hoja de reclamaciones

Los tiempos han cambiado. Internet es la nueva ...

¡No te pierdas nada!

¡Síguenos en Facebook!

Últimos Tweets

Economía en Cine & Libros

El póster del último film de Kevin Spacey
Cartel de la película francesa La Número uno
Póster de la película Normandía al desnudo
Película de Ken Loach que ganó el Festival de Cannes
Libro de ensayo escrito por Brenda Chávez
El materialismo en la infancia
Libros de Finanzas Personales - Domestica tu Economía
Carátula de El fundador