El DNI electrónico, mucho más que un carnet de identidad

Desde hace más de cincuenta años el DNI: Documento Nacional de Identidad, conocido popularmente como el carnet de identidad, acredita oficialmente no sólo quienes somos, sino también nuestra nacionalidad española y los datos personales del individuo que en él figuran. Es personal e intransferible, a la vez que obligatorio para todos los ciudadanos, pero en su antiguo soporte físico – cartulina plastificada – se había quedado obsoleto. Tuvo que evolucionar e incorporar las innovaciones tecnológicas disponibles en cada momento, con el fin de aumentar tanto la seguridad del documento como su ámbito de aplicación. Y es de este modo como nació la nueva versión, el DNI electrónico, del que hoy disponemos todos nosotros, pero del cual desconocemos muchas de sus aplicaciones.

DNI electrónicoCon el uso generalizado de internet en la sociedad moderna hubo que adecuar los mecanismos de acreditación de la personalidad a la nueva realidad y disponer de un instrumento eficaz que traslade al mundo digital las mismas certezas con las que operamos cada día en el mundo físico. Y así, el nuevo carnet, dotado de un pequeño circuito integrado (chip), es capaz de guardar de forma segura la información tradicional del documento de identidad, y a la vez de procesarla internamente, con lo cual no solo permite acreditar electrónicamente y de forma indubitada la identidad de la persona, sino que también puede utilizarse, por ejemplo,  para firmar digitalmente documentos electrónicos, otorgándoles una validez jurídica equivalente a la proporcionada por una firma manuscrita.

Para poder adquirir esta nueva dimensión y asumir sus nuevas funciones, el DNI cambió su forma tradicional y pasó a ser una tarjeta de material plástico (idéntico en aspecto y tamaño a las tarjetas de crédito) dotada de nuevas y mayores medidas de seguridad. Se convirtió así en el denominado DNI electrónico, el cual nos permite, además de su uso tradicional, acceder a los nuevos servicios de la Sociedad de la Información, que ampliarán así nuestras capacidades de actuar a distancia con las Administraciones Públicas, con las empresas y con otros ciudadanos.

En la actualidad ya son muchas las aplicaciones útiles del DNIe, aunque progresivamente se van implantando otras que ampliarán su espectro de uso. Algunas de las que ya están en vigor son: realizar compras firmadas a través de Internet, trámites completos con las Administraciones Públicas a cualquier hora y sin tener que desplazarse ni hacer colas, transacciones seguras con entidades bancarias, acceder al edificio donde trabajamos como si se tratase de una tarjeta de seguridad de identificación, utilizar de forma segura nuestro ordenador personal o participar en un conversación por Internet con la certeza de que nuestro interlocutor es quien dice ser.

Para poder hacer un uso completo de todas las posibilidades del DNI electrónico es necesario contar con determinados elementos hardware y software (ver aquí), que nos van a permitir el acceso al chip de la tarjeta. Unos dispositivos que no resultan difíciles de adquirir en el mercado informático convencional ni resultan especialmente caros.

El ciudadano que desee obtener su DNI electrónico, y por tanto los certificados asociados al mismo, deberá acudir a una Oficina de Expedición del DNI electrónico.

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

4 + 3 =


Check Also

Precauciones básicas para las compras online

Cada vez es más habitual, por cómodo y ...

¡No te pierdas nada!

¡Síguenos en Facebook!

Últimos Tweets

Economía en Cine & Libros

Libro de ensayo escrito por Brenda Chávez
El materialismo en la infancia
Libros de Finanzas Personales - Domestica tu Economía
Carátula de El fundador
Tiburones financieros
Una imagen del film Pi, fe en el caos
Frases sobre la economía de grandes pensadores
Una serie televisiva sobre las entrañas de Wall Street
Cartel de "El Contable"