Diferencias entre un crédito y un préstamo: no son sinónimos

Las cosas en apariencia más sencillas esconden a veces complejidades inesperadas. Del mismo modo que los conceptos más complejos pueden resultar más simples de lo inicialmente previsto. Por ello conviene aclarar algunos términos habituales usados en nuestra economía cotidiana, que pese a su frecuente utilización pueden esconder matices o particularidades diferenciadoras que nos podrían inducir a error o confusión. Veamos, por ejemplo, cuáles son las diferencias entre un crédito y un préstamo, dos de los productos financieros más comunes.

Crédito y préstamo no son términos sinónimos, aunque en ambos casos una entidad bancaria conceda una cantidad de dinero al cliente que lo solicita a cambio de unos intereses de devolución.

El crédito es un producto financiero utilizado habitualmente por las empresas  para sufragar periodos de falta de liquidez o determinadas actuaciones empresariales en los casos en que se producen desfases entre cobros y pagos; mientras que el préstamo es la forma habitual en la que particulares acceden a la adquisición de determinados bienes o servicios.

Crédito y préstamo no son términos sinónimos

Crédito

Un crédito es el dinero que una entidad financiera pone a disposición de un cliente. Éste puede ir disponiendo del dinero facilitado, en cualquier momento durante el plazo de tiempo acordado, a medida que lo vaya necesitando, y sin superar nunca el límite de crédito pactado en el contrato de concesión.

Por su parte,  el cliente acreditado deberá devolver en los plazos suscritos la cuantía dispuesta, así como los intereses y comisiones bancarias que se han pactado. Sólo paga intereses por el dinero del que efectivamente haya dispuesto, aunque las entidades sueles cobrar además una comisión mínima sobre el saldo no dispuesto.

El titular del crédito podrá devolver parcial o totalmente el importe antes de su vencimiento, pudiendo volver a disponer de ese dinero en futuras ocasiones durante la vida del crédito. Una de las ventajas de los créditos frente a los préstamos es que cuando terminan los plazos establecidos pueden renovarse o ampliarse.

Aunque es también una ventaja el hecho de pagar tan solo los intereses aplicados  al dinero dispuesto, lo cierto es que éstos suelen ser más altos en los créditos que en los préstamos.

Los créditos utilizan por lo general  el soporte de una cuenta corriente donde se van anotando las disposiciones y reintegros que efectúa el cliente.

Préstamo

A diferencia de los créditos, en un préstamo el cliente recibe normalmente de una sola vez, al inicio del contrato, una cantidad pactada de dinero, obligándose a su devolución en los plazos e importes preestablecidos en el plan de amortización, cuya variación implicaría costes adicionales para el cliente. Ya sean penalizaciones por no cumplir con las cuotas regulares de devolución (letras mensuales, trimestrales o semestrales) o por la cancelación anticipada del préstamo hipotecario o de cualquier otro tipo, pues eso influiría en los cálculos de amortización del banco.

En el caso de los préstamos, los intereses de calculan y se aplican sobre la cantidad total acordada en el contrato, distribuidos proporcionalmente en las cuotas de devolución.

Así como los créditos son concedidos por entidades financieras de crédito, los préstamos pueden ser concedidos por un prestamista (persona física), además de por los bancos.

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

7 + 9 =


Check Also

Consejos para la compra de juguetes esta Navidad

Los juguetes son un negocio anual en España ...

¡No te pierdas nada!

¡Estamos en Facebook!

Últimos Tweets

Economía en Cine & Libros

Una serie televisiva sobre las entrañas de Wall Street
Cartel de "El Contable"
Un cómic sobre la historia de la economía
historia-del-dinero
Portada del libro de Katrine Marçal
¡Siempre el dinero!
Yo, Daniel Blake gana la palma de oro de Cannes
Método japonés para el ahorro doméstico
Imagen promocional de Una mente maravillosa
Cartel de la película Bienvenidos a Grecia