Agencias de rating: árbitros de la solvencia económica

Quien más quien menos ha oído en el telediario, aunque sin prestar mucha atención porque le suena a chino el contexto económico informativo, que todo depende de la calificación otorgada por Standard & Poor’s, Moody’s o Fitch. Y de ello depende, por ejemplo, nada menos que la deuda externa de un país u otro. Pero ¿de qué hablamos? ¿Qué empresas son esas? ¿A qué se dedican? Rating, ha dicho. ¿Y eso qué es? Pues el concepto es sencillo, aunque calcularlo sea harto complicado. El rating es una calificación de la solvencia de una empresa o de un país para hacer frente a sus obligaciones. Es decir,  su capacidad de pago. Y esa solvencia es la que valoran las agencias de rating, que es el nombre que reciben, entre otras, las tres arriba mencionadas.

Estas grandes empresas especializadas, que también pueden denominarse agencias de calificación de riesgos o de clasificación de créditos, son las encargadas de realizar la calificación del rating de una compañía o de un país para valorar sus emisiones de deuda según su capacidad de pago en diferentes plazos de tiempo, su solvencia financiera y la vulnerabilidad que tiene la entidad o país ante posibles riesgos externos que afecten a sus futuros flujos de ingresos o al valor de sus activos. Fijan por tanto el riesgo que deberán asumir los inversores si compran, e influyen así en el coste financiero, que se traduce en los tipos de interés a los cuales podrá colocar el país sus emisiones de deuda a los inversores. A menor calificación de las agencias los inversores exigirán unos tipos de interés sobre la deuda más elevados con tal de cubrir sus riesgos.

Control de solvencia

En la actualidad existen en el mundo más de 74 agencias de rating, pero el mercado está controlado por tres grandes compañías neoyorquinas que dominan aproximadamente el 90% del mismo. Estas son las ya mencionadas Standard & Poor’s, Moody’s y Fitch. Esta última con participación británica.

A raíz de la crisis económica de 2010, han sido muchos los dirigentes europeos que han manifestado la necesidad de crear al menos una agencia europea de calificación para contrarrestar el predominio de las agencias de Estados Unidos, que podrían  responder a intereses contrarios al Euro. Aunque es solo un proyecto, Alemania se ha mostrado interesada en liderar la posible agencia de rating europea.

Estas agencias son necesarias porque, en un mercado globalizado, es muy difícil, sino imposible, que un inversor sea capaz de acceder a todos los datos necesarios como para valorar si una gran inversión tiene mucho o poco riesgo.

Para llevar a cabo sus estudios y calificaciones, utilizan modelos econométricos en los que usan distintas variables como la deuda acumulada, la velocidad en devolverla o la solvencia de sus activos. Y una vez analizados los valoran con unos baremos que, pese a ser diferentes en cada agencia, son en realidad muy similares, y se representan con combinaciones de letras. Por ejemplo, la calificación Aaa es “muy solvente” (poco riesgo), mientras que el Caa1 es una valoración de riesgo substancial. En este caso, según Moody’s.

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

1 + 5 =


Check Also

Gestiona un presupuesto familiar

¿Quieres controlar en nivel de gasto y ahorro ...

¡No te pierdas nada!

¡Síguenos en Facebook!

Últimos Tweets

Economía en Cine & Libros

Imagen promocional de la película Abuelos
Steven Soderbergh aborda el tea de los papeles de Panamá
Una serie sobre magnates financieros
La obra más aclamada de Santiago Lorenzo
Un documental de HBO
Niall Ferguson repasa la historia del dinero.
La serie de la Fox se enmarca en una gran discográfica de hip hop.
Cartel de la serie documental de Netflix
La película sobre el Brexit
El diccionario permite a los consumidores entender la letra de los contratos de las aseguradoras.
Un libro de Fernando Trias de Bes
Protagonistas de la serie Ballers
El reparto artístico de Silicon Valley
Un libro para aprender economía divirtiéndose.
El póster del último film de Kevin Spacey