¿Cuáles son las diferencias entre un talón y un pagaré?

Aunque tienen muchas similitudes, y se utilizan a menudo con idénticas intenciones de pago, un talón y un pagaré son documentos distintos, y conviene conocer sus diferencias. Veamos cuáles son.

La diferencia fundamental entre un talón y un pagaré es que en el primero no consta la fecha de pago de la cantidad acordada. En el pagaré, sin embargo, ese es el dato fundamental, ya que es un documento pensado para garantizar el pago en una fecha concreta o a partir de ella, y nunca antes. Algo que lo convierte en una garantía para el beneficiario, pues ya tiene el documento avalado por el banco en su poder, y a la vez permite al librador pagar en un plazo conveniente para él.

Son documentos de pago similares pero con algunas diferencias

El talón, o cheque bancario, puede ser de varios tipos, y se pueden extender a nombre de una persona física o de una empresa. Incluso los hay al portador, de manera que el beneficiario del mismo será la persona que lo entregue a la entidad bancaria.

El pagaré, por su parte, debe llevar escrita su condición de pagaré, la cantidad que el librador pagará al beneficiario (ambos nombres deben aparecer claramente en el documento), y el lugar y fecha en que se realizó el pagaré y cuándo se hará efectivo su pago.

También se diferencian los pagarés de los talones en que los primeros pueden estar respaldado por una tercera persona (en ese caso debe también constar por escrito en el documento bancario, puesto que se hará cargo del pago si el librador no puede por falta de fondos). En cambio, los talones no pueden estar respaldados por terceros.

Aunque nos hemos referido indistintamente a talón y cheque durante todo el artículo como si fueran una misma cosa, lo cierto es que hay algunas diferencias también entre ellos. Ambos son documentos de pago emitidos por el banco a petición de un cliente, pero los cheques están garantizados por los bancos, que asumirán el pago al beneficiario si el librador no tiene fondos en el momento de liquidarlo. En cambio, el talón se carga directamente en la cuenta del cliente, con lo cual el cobrador sólo recibe el dinero si el cliente tiene fondos en la cuenta.

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

1 + 3 =


Check Also

Los niños no deberían trabajar en el campo, sino en sus sueños (Día Internacional contra el trabajo infantil 2019)

Un niño es un niño, y debe vivir ...

¡No te pierdas nada!

¡Síguenos en Facebook!

Últimos Tweets

Economía en Cine & Libros

Niall Ferguson repasa la historia del dinero.
La serie de la Fox se enmarca en una gran discográfica de hip hop.
Cartel de la serie documental de Netflix
La película sobre el Brexit
El diccionario permite a los consumidores entender la letra de los contratos de las aseguradoras.
Un libro de Fernando Trias de Bes
Protagonistas de la serie Ballers
El reparto artístico de Silicon Valley
Un libro para aprender economía divirtiéndose.
El póster del último film de Kevin Spacey
Cartel de la película francesa La Número uno
Póster de la película Normandía al desnudo
Película de Ken Loach que ganó el Festival de Cannes