Tutorial para ahorrar energía en casa sin tener que trasnochar

La factura de la luz es la pesadilla recurrente del ciudadano español este verano. Nunca habíab sido tan cara, y hay que hacer malabares en casa para que a fin de mes no nos llegue un recibo inasumible. De modo que vamos a brindaros algunas ideas y consejos para ahorrar con los electrodomésticos en la medida de lo posible, y más allá de enchufarlo todo en el tramo valle de consumo más barato y tener que trasnochar para hacerlo.

Son muchos los electrodomésticos o aparatos eléctricos que tenemos enchufados en casa y que engrosan el gasto mensual de energía, y encima no los utilizamos todos de la manera óptima que nos garantice un gasto asumible y que evite los excesos inútiles. Veamos algunos casos para evitarlos y poder ahorrar.

La nevera es el electrodoméstico que más gasta en una casa, y no hay manera de apagarla. Eso sí, si la colocamos bien puede gastar menos de lo que nos consume actualmente. Para reducir el gasto hasta en un 15 %, se recomienda dejar espacio libre en su parte posterior, para que circule el aire, y situar el frigorífico en un lugar donde no le dé el sol directamente ni pueda alcanzarle el calor del horno. Y por supuesto, ir a la nevera por aburrimiento, cada diez minutos. Abrirla cuesta dinero.

Y hablando del horno, hay que recordar que todos ellos tienen una parte frontal transparente para controlar la evolución del guiso, por lo que no es necesario abrirlo continuamente para hacer una comprobación visual. Hacerlo comporta perder como mínimo un 20 % de la energía acumulada en su interior.

Sin abandonar la cocina, hay que usar apropiadamente la vitrocerámica. Es muy importante usar el fogón acorde al tamaño del utensilio de cocina utilizado, pues todo el perímetro incandescente sobrante emite energía a la nada que se pierde inútilmente.

Aire acondicionado

Se ha hablado mucho del aire acondicionado estos días de verano, que invitan a encenderlo a pesar de lo caro que sale su uso. Pero también es cierto que más caro sale su abuso. No hace falta bajar los 23 grados para acondicionar la casa a una temperatura agradable. Esa es, además, la recomendada para contaminar menos. Otro truco es encender el aire unas horas antes de que llegue el tramo caro de la factura, aislar bien las estancias refrescadas y mantenerlas así durante las próximas horas, preservando una temperatura agradable sin necesidad de tener el aparato encendido.

La lavadora conviene no llenarla del todo. Si se apura o se rebasa su capacidad constriñendo la ropa, el motor utilizará su potencia máxima y gastará más. Sale más barato hacer dos a una capacidad de tres cuartos que una forzada. Y desde luego, siempre que sea posible hay que lavar en frío. Calentar el agua supone hasta un 90 % de la energía que utiliza una lavadora.

En cambio, con el lavavajillas deberemos hacer todo lo contrario, e intentar no ponerlo continuamente, después de cada comida. Hay que esperar a que esté lleno para optimizar su capacidad y hacer un solo lavado al día si es posible.

En cuanto a la plancha, lo aconsejable es ir acumulando durante un par de días, después de varias coladas, y plancharlo todo de golpe. Lo caro es calentarla, no usarla más o menos minutos.

Y para acabar, recordemos el famoso gasto fantasma del standby. Si dejamos los aparatos eléctricos en modo de espera (con la lucecita roja encendida) gastaremos al año lo mismo que si tuviéramos un electrodoméstico más, pero que no sirve para nada.

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

Check Also

¿Qué hacer si recibimos una tarjeta de crédito o débito no solicitada?

No debería ocurrir, pero ¿qué debo hacer si ...

Economía en Cine & Libros

Imagen promocional de StartUp
No puede confinarse la creatividad
Película sobre las consecuencias del paro de larga duración
La nueva película sobre el mercado laboral de Ken Loach