Micromecenazgo inmobiliario: crowdfunding para adquirir casas

Las llamadas plataformas de financiación participativa, popularmente más conocidas por el término anglosajón crowdfunding, son ya una vía habitual para conseguir recursos destinados a invertir en proyectos, que de otro modo no podrían cubrir sus necesidades económicas, y que de esta manera se financian con pequeñas cantidades aportadas por particulares. Una fórmula de financiación conocida también como micromecenazgo, que ya ha empezado a aplicarse en el sector inmobiliario español.

De este modo, estas plataformas online de crowdfunding inmobiliario permiten a sus usuarios adquirir, alquilar o rehabilitar inmuebles invirtiendo desde 50 hasta 10.000 euros. Operaciones que se llevan a cabo con la promesa de altas rentabilidades. Del 3% al 18% en función del tiempo de permanencia. Por su parte, el riesgo es siempre bajo, ya que también lo son las inversiones.

Estas nuevas vías de inversión van dirigidas, sobre todo, a ahorradores particulares, no sólo a los inversores profesionales, que eran los únicos que históricamente tenían acceso al sector inmobiliario.

La actividad se dirige fundamentalmente a la compra de viviendas. Así, con un mínimo de 50€ se puede adquirir una participación en una vivienda y recibir los ingresos proporcionales cada mes por el alquiler, más una plusvalía cuando el inmueble se venda.

Micromecenazgos para comprar casas

A través del crowdfunding inmobiliario se pueden también adquirir locales comerciales, cuya rentabilidad vía alquiler puede ser superior a la de una vivienda. Algunas de estas plataformas empiezan a trabajar también con naves industriales. Entre las que más suenan entre las nuevas empresas del sector están Housers, Privalore, The Crowd Estates, InvestReal o Inveslar.

Este sistema de financiación colectiva lleva años funcionando en países como Estados Unidos, Reino Unido o Colombia, y en España está regulado desde abril 2015 por la Ley 5/2015 de financiación empresarial, normativa que en su artículo V regula la actividad de plataformas de financiación participativa.

Uno de los objetivos de estas nuevas plataformas, aún en fase de proyecto, es que el crowdfunding inmobiliario llegue también a tener un fin social, como por ejemplo conseguir financiación para la rehabilitación de inmuebles históricos.

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

1 + 4 =


Check Also

Consejos para comprar una bicicleta eléctrica [VÍDEO]

En 2015 se vendieron más de 26.000 bicicletas ...

¡No te pierdas nada!

¡Estamos en Facebook!

Últimos Tweets

Economía en Cine & Libros

Cartel de "El Contable"
Un cómic sobre la historia de la economía
historia-del-dinero
Portada del libro de Katrine Marçal
¡Siempre el dinero!
Yo, Daniel Blake gana la palma de oro de Cannes
Método japonés para el ahorro doméstico
Imagen promocional de Una mente maravillosa
Cartel de la película Bienvenidos a Grecia
Película inspirada en un personaje real