Magical girl o los daños colaterales de la crisis laboral

“Magical Girl” podría perfectamente inspirarse en hechos reales. Aunque no lo está. Cientos de casos contextualizados en el deprimente y deprimido mercado laboral serían susceptibles de convertirse en el punto de partida argumental de este demoledor drama. Desgraciado crisol de  ejemplos desesperados de sufrimiento e impotencia. Una tragedia urbana, familiar y personal (hay tristeza y consternación para dar y regalar) que arranca, por elegir una historia entre mil, de la pérdida de su puesto de trabajo, a causa de los recortes en educación, de un profesor incapaz de salir adelante económicamente y mucho menos de darle un capricho, convertido en carísimo último deseo, a su hija de doce años enferma terminal de leucemia. Ahí es nada. Pero lo más duro no es que resulte creíble, posible, sino que en el actual escenario social no es descabellado considerarlo incluso probable.

magical girl
El horror es insuperable cuando se presenta despojado de todo artificio; en crudo, sin efectismos, a cara descubierta y sin excesos formales, con un realismo cotidiano que lo hace posible, auténtico, cercano. Magical girl es formidable, en términos cualitativos, pero es insoportable, tremenda. Un trallazo emocional sin concesiones. Es hiriente, dolorosa. Casi da miedo, porque es creíble. Puede pasar, y seguramente pasa. Por aquello de que la realidad supera la ficción. Y todo en voz baja, a ritmo pausado, teñido de desesperado dramatismo. El terror provocado por la necesidad, el dolor como consecuencia de otros dolores. Y todo absolutamente explícito, aunque en un discreto y respetuoso off, que evita sensacionalismos innecesarios. Se agradece y se aplaude. La austeridad como vía dramática en su vertiente más sobrecogedora. De una eficacia absoluta que sacudirá sensibilidades y alguna conciencia. Aunque la película no busque nunca la identificación ni la complicidad con el monstruo. ¿Monstruo? ¿Qué monstruo? Tal vez si lo consiga a pesar de todo. Empatía con el mal. Yo soy yo mi mis circunstancias, dijo aquel. Y a veces las circunstancias son terribles.

¡Qué gran película! Fascinante. Bien escrita, mejor dirigida e interpretada con una pausa escalofriante. Contundente. Hermosamente dura. Hay que seguir de cerca a este Carlos Vermut, que no debuta pero casi (Diamond flash se estrenó on-line en 2011 y fue tildada de magistral e inclasificable).

Si La soledad de Rosales ganó el Goya al mejor film y Marián Álvarez el de mejor actriz por La herida, en la misma órbita Magical Girl debería ganarlo todo y más.

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

6 + 7 =


Check Also

“Economía en colores”, una visión divertida y accesible de las finanzas

Xavier Sala i Martín, economista de origen español ...

¡No te pierdas nada!

¡Síguenos en Facebook!

Últimos Tweets

Economía en Cine & Libros

Libro de ensayo escrito por Brenda Chávez
El materialismo en la infancia
Libros de Finanzas Personales - Domestica tu Economía
Carátula de El fundador
Tiburones financieros
Una imagen del film Pi, fe en el caos
Frases sobre la economía de grandes pensadores
Una serie televisiva sobre las entrañas de Wall Street
Cartel de "El Contable"