La renta variable, esencia de la Bolsa

En materia económica, como en todos los sectores especializados, existe un argot que manejan con soltura los profesionales del gremio, pero que a veces dificulta nuestro entendimiento. Pues bien, tal vez les facilite las cosas saber que cuando oyen, por ejemplo en un informativo, que hablan del mercados financieros, de valores o de renta variable, de lo que están informando es de La Bolsa; y del mismo modo, cuando se refieren a productos o títulos de renta variable, se están refiriendo, sobre todo, a las acciones de las empresas, que son esas partes de su valor que puede adquirir un inversor en el mercado convirtiéndose así en su propietario.

Las sociedades empresariales necesitan financiación para funcionar. Ya sea para contratar empleados, adquirir inmuebles o maquinaria o invertir en proyectos. Y para ello pueden endeudarse, ya sea mediante préstamos y créditos bancarios o con la emisión de títulos de renta fija (pagarés, bonos y obligaciones), u optar por aportaciones de capital de sus socios propietarios, y eso significa que tendrán que emitir acciones y ponerlas a la venta.

renta variable

Si se opta por una de las primeras posibilidades, la empresa pasará a tener acreedores, ya que se trata de aportaciones que deberán devolver con intereses. En cambio, en el segundo caso,  el dinero adquirido de la venta de acciones pasa a denominarse capital social de la empresa, y no debe devolverse. Lo que ocurre es que los socios propietarios que han comprado acciones pasan a adquirir ciertos derechos sobre la empresa; el más importante de los cuales será el de recibir parte de sus beneficios.

Una acción es un título que representa una parte del capital social de una sociedad anónima, y por tanto vale un dinero. Pero ese valor, como hemos venido explicando en este artículo, es variable. El precio de una acción no es sinónimo de su valor, que vendrá determinado por la cotización de unas acciones que dependen de la oferta y demanda en el mercado. Y es que una empresa emite una cantidad limitada de acciones, de modo que si hay más compradores que vendedores, subirá su precio.

Y ese es el riesgo que caracteriza el mercado de los valores variables y las operaciones de quienes invierten, que siempre estarán marcadas por la incertidumbre de su rentabilidad, que podrá ser muy inferior o muy superior a lo esperado según fluctúe el mercado.

Para rentabilizar su inversión, un accionista tiene dos vías: recibir dividendos de la empresa de la cual posee títulos, y que serán mayores cuanto más beneficio tenga esta; o vendiendo sus acciones a otro inversor por un precio mayor del que él mismo pagó por ellas. A este beneficio se le denomina plusvalía.

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

3 + 5 =


Check Also

Precauciones básicas para las compras online

Cada vez es más habitual, por cómodo y ...

¡No te pierdas nada!

¡Síguenos en Facebook!

Últimos Tweets

Economía en Cine & Libros

Libro de ensayo escrito por Brenda Chávez
El materialismo en la infancia
Libros de Finanzas Personales - Domestica tu Economía
Carátula de El fundador
Tiburones financieros
Una imagen del film Pi, fe en el caos
Frases sobre la economía de grandes pensadores
Una serie televisiva sobre las entrañas de Wall Street
Cartel de "El Contable"