La economía en el cine… «Las confesiones»

Un thriller ambientado en la cumbre del G8Qué mejor escenario para una intriga que los intestinos del G8, donde se cuece el futuro de la economía internacional. Los líderes financieros de los países más industrializados del mundo están a punto de tomar una decisión, de aprobar un plan ultrasecreto y trascendental, intuimos que muy impopular, además, que garantizará la supervivencia del sistema capitalista y, por ende, el modelo económico-social imperante. Pero el presidente del Fondo Monetario Internacional, el único con la fórmula definitiva, con la solución que “salvaguardará el primer mundo y perpetuará el poder del dinero, que debe destruir para seguir creciendo” (sic), decide invitar a la cumbre a un monje, se confiesa con él la víspera del gran encuentro, que tiene en vilo a los antisistema -y también a los pro-, y después se suicida llevándose consigo su secreto, que de inmediato deviene de confesión y un auténtico marrón para el cartujo. El misterio está servido. Con un macguffin de corte macroeconómico genuinamente hitchcockniano, y un poco en la línea de los clásicos literarios de Agatha Christie: encerrados en un hotel de lujo, y aislados del mundo que pretenden moldear a su antojo, deberán dirimir el qué, quién, cómo y por qué de todo lo acontecido. Y empiezan los interrogatorios que, huelga decirlo, serán más bien confesiones.

Un sensacional planteamiento para lo que se revela de inmediato como un anti-thriller, con un suspense servido en sordina, sin apenas ritmo ni acción, sin violencia, sin verdadero clímax y, sin ánimo de spoilear, sin tan siquiera conclusiones. Aunque cada espectador podrá urdir la suya, pues a lo largo de todo el film, a base de pensamientos, teorías económicas más o menos realistas o utópicas, y reflexiones humanísticas de los diferentes personajes, nos dibujan un lienzo socioeconómico sobre el cual cada uno podrá colocar las fichas de este juego según sus convicciones o sus intuiciones. Y de ese modo concluir, con un amplio margen de error, eso sí, que es lo que nunca contó el confesor, y si de algo nos salvó o nos privó.

Yo francamente pienso que Roberto Andò ni lo sabe ni se lo plantea. Ventajas del demiurgo creativo. Quien por cierto ha dirigido el film con un gusto exquisito, sin descuidar un solo elemento visual, como si de una obra pictórica se tratara, y confesando a cada plano su admiración por el último cine de Sorrentino, continuamente aludido, y no solo por Toni Servillo.

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

7 + 5 =


Check Also

Sorry We Missed You, o la conciliación laboral y familiar en manos de Ken Loach

La realidad del sector laboral, siempre precario a ...

¡No te pierdas nada!

¡Síguenos en Facebook!

Últimos Tweets

Economía en Cine & Libros

La nueva película sobre el mercado laboral de Ken Loach
Imagen promocional de la película Abuelos
Steven Soderbergh aborda el tea de los papeles de Panamá
Una serie sobre magnates financieros
La obra más aclamada de Santiago Lorenzo
Un documental de HBO
Niall Ferguson repasa la historia del dinero.
La serie de la Fox se enmarca en una gran discográfica de hip hop.
Cartel de la serie documental de Netflix
La película sobre el Brexit
El diccionario permite a los consumidores entender la letra de los contratos de las aseguradoras.
Un libro de Fernando Trias de Bes
Protagonistas de la serie Ballers
El reparto artístico de Silicon Valley
Un libro para aprender economía divirtiéndose.
El póster del último film de Kevin Spacey