Cómo evitar la publicidad no deseada

La Agencia Nacional de Protección de Datos ofrece una guía para evitar la publicidad no deseada.

Vivimos en una sociedad de consumo y la publicidad es el medio de hacernos llegar del modo más insistente y atractivo posible las ofertas comerciales a nuestro alcance. Pero existe un tipo de publicidad invasiva y molesta, la no deseada, que puede incomodarnos en nuestro ámbito privado. Para evitar dicha publicidad, y sobretodo aquella que nos llega por vía telefónica y a horas intempestivas, la Agencia Española de Protección de Datos nos ofrece una guía con los pasos a seguir para impedir la intrusiva recepción de dicha publicidad. Veamos cuáles son.

Primer paso. Puedes restringir la publicidad no deseada inscribiendo tus datos de forma gratuita y voluntaria en un fichero de exclusión publicitaria. Se trata de la denominada Lista Robinson que está gestionado por la Asociación Española de Economía Digital.

La Lista Robinson debe ser consultada por quienes vayan a realizar una campaña publicitaria para excluir de la misma a las personas inscritas. Sin embargo, pese a que te hayas inscrito en la Lista Robinson, los comerciantes pueden remitirte publicidad de sus productos o servicios si eres cliente o si les has dado tu consentimiento. Como usuario de Lista Robinson puedes elegir el medio o canal de comunicación a través del cual no deseas recibir publicidad (correo postal, llamadas telefónicas, correo electrónico u otro medio). Debes tener en cuenta que la inscripción en la Lista Robinson es eficaz a partir del tercer mes desde la fecha en que registres tus datos.

Segundo paso. Utiliza las fórmulas que te ofrecen las propias empresas. Algunas de ellas ofrecen sistemas para que puedas rechazar el uso de tus datos con fines publicitarios. Opciones como marcar una casilla, enviar un email, un SMS, pinchar un enlace o llamar a un número de teléfono.

Tercer paso. A veces, al participar en un concurso o una campaña de descuentos y ofertas nos solicitan el consentimiento para enviarnos publicidad. No tengas reparos en negarte. Evita dar tu consentimiento. Si lo haces, es perfectamente legítimo que la empresa haga uso de sus canales publicitarios.

Cuarto Paso. Ejerce la opción de exigir tus derechos. El derecho de oposición te permite solicitar expresamente que no traten tus datos con fines publicitarios. Si lo exiges y no atienden a tu petición podrías demandar a la empresa. Y en los casos en que hubieras autorizado la recepción de la publicidad, siempre tienes el derecho de anular dicho consentimiento.

Quinto paso. Si has reclamado ante las compañías y no estás satisfecho, Autocontrol (Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial) ofrece un sistema gratuito de mediación voluntaria, al que se han adherido varias compañías de telecomunicaciones. Este sistema funciona de modo independiente a las reclamaciones que se pueden seguir interponiendo ante la Agencia.

Sexto paso. Si después de inscribirte en la Lista Robinson y de ejercer tus derechos o poner en práctica las sugerencias indicadas en los puntos anteriores, continúas recibiendo publicidad no deseada, puedes presentar una reclamación en la Agencia Española de Protección de Datos.

 

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

1 + 1 =


Check Also

Internet, la nueva y mejorada hoja de reclamaciones

Los tiempos han cambiado. Internet es la nueva ...

¡No te pierdas nada!

¡Síguenos en Facebook!

Últimos Tweets

Economía en Cine & Libros

El póster del último film de Kevin Spacey
Cartel de la película francesa La Número uno
Póster de la película Normandía al desnudo
Película de Ken Loach que ganó el Festival de Cannes
Libro de ensayo escrito por Brenda Chávez
El materialismo en la infancia
Libros de Finanzas Personales - Domestica tu Economía
Carátula de El fundador