El temor a un gran apagón energético dispara la compra de kits de supervivencia

Las autoridades austriacas alertaron hace algunas semanas de la posibilidad de un apagón eléctrico generalizado en toda Europa, lo que provocaría un colapso internacional, pues medio mundo quedaría paralizado por la falta de energía y la dependencia digital actual de nuestra sociedad. Una circunstancia que ha provocado reacciones sociales inmediatas, que se han traducido en muchos casos en la compra compulsiva de los denominados kits de supervivencia para contrarrestar el parón eléctrico, que según dicen podría durar semanas. 

Tras otorgarle credibilidad al aviso (hay diferentes teorías al respecto, pero no carece de argumentos), los ciudadanos más crédulos  y temerosos han salido a la calle para hacer acopio de todo aquello que podría ser necesario en caso de que se confirme la amenaza tecnológica. Algo que parece precipitado teniendo en cuenta que las mismas fuentes consideran el año 2025 como la fecha más cercana posible para que se produzca el apagón.

Kit de supervivencia

En caso de que los apocalípticos augurios energéticos se cumplieran, qué necesitaríamos para sobrevivir durante quince días sin electricidad, y por lo tanto sin luz, sin electrodomésticos, sin teléfonos, ni ordenadores, ni cajeros automáticos, y con todos los servicios básicos cerrados. Pues bien, con semejante panorama, el escenario más factible como modelo a imitar sería el de pasar quince días de camping en la montaña. ¿Qué llevaríamos en la mochila para ello? Ese sería el kit básico.

Lógicamente el contenido de ese kit puede variar según las necesidades básicas o los hábitos de cada persona o familia, pero las recomendaciones generales marcan que los elementos mínimos que deben conformar un paquete esencial de supervivencia son los siguientes: dos litros por persona y día de agua potable, alimentos no perecederos y principalmente en conserva, velas para iluminarse, mechero y cerillas para las velas o los fuegos para cocinar, baterías y pilas para suplir la electricidad, en caso de no disponer de un generador eléctrico, cuerdas y cinta adhesiva, y dinero en efectivo para urgencias.

También es importante tener un botiquín de primeros auxilios y con medicamentos esenciales. Así mismo, artículos de higiene y ropa de abrigo y de cama de invierno.

Es una buena idea hacerse con un hornillo de gas para cocinar y tener algunas garrafas de combustible para los vehículos u otras máquinas, como el generador antes mencionado.

Y por último, aquellos que tengan o puedan conseguir una radio de aficionado, ésta podría ser de gran utilidad, ya que llegado el momento sería el único canal por el que poder comunicarse.

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

Check Also

Las estafas también amenazan el Bizum

Desde el año 2016 es habitual en cualquier ...

Economía en Cine & Libros

Imagen promocional de StartUp
No puede confinarse la creatividad
Película sobre las consecuencias del paro de larga duración