El Black Friday en tiempos críticos de desabastecimiento

El 26 de noviembre es el Black friday, una de las fechas fundamentales del consumo a nivel mundial, que en España suele anticipar las compras navideñas. O al menos significa el pistoletazo de salida para las mismas. Pero este año la efeméride comercial viene marcada por una circunstancia inaudita que podría empañar la fiesta: la crisis mundial de desabastecimiento que padecen los mercados al alterarse las cadenas de suministro en todo el planeta desde que se desatara la pandemia del COVID-19.

El 26 de noviembre se celebra el Black Friday.

La principal amenaza de las tiendas físicas será no haber recibido el género necesario para afrontar la enorme demanda del Black-Friday. Y en lo que respecta al comercio online, el problema no será comprar, sino recibir. Podremos hacer nuestros pedidos, pues las webs ofrecerán sus productos, pero la recepción en fecha no parece probable que pueda ser garantizada. Y esa gestión logística es la que lleva de cabeza a todo el sector empresarial desde hace meses.

Antes de continuar, recordemos que el Black – Friday (viernes negro) es el día que inaugura la temporada de compras navideñas con significativas rebajas en muchas tiendas minoristas y grandes almacenes.

En principio, se trataba de una iniciativa americana (el día después de Acción de Gracias), pero ya se ha convertido en uno de los días del año más esperados por los compradores en España. Este año 2021, oficialmente, el Black-Friday es el 26 de noviembre, pero las ofertas empiezan días antes.

De hecho, tan popular e intensa ha devenido la festividad consumista, que se creó como complemento el Cyber Monday (ciberlunes), que es un día dedicado a compras por internet y se celebra el lunes después del Black Friday.

Los principales problemas de abastecimiento se deben a la congestión de algunos de los enclaves portuarios más importantes del mundo, que se han agravado en los últimos meses, cuando la actividad intentaba normalizarse tras los parones obligados por la pandemia. A esta circunstancia, se ha sumado la escasez mundial de contenedores vacíos, lo cual impide transportar las mercancías.

Desabastecimiento

Estos problemas de suministro han empezado a provocar el desabastecimiento de los mercados, y al aproximarse fechas tan importantes en materia de consumo como son los últimos meses del año, la situación ya adquiere carices de crisis.

El desabastecimiento de componentes electrónicos hizo saltar las primeras alarmas, pues afecta a varios sectores industriales fundamentales como la automoción o la fabricación de móviles, ordenadores, tablets y demás. Los retrasos en la comercialización global del Iphone 13 provocó los primeros momentos críticos en muchos sectores sociales, que intuían lo que eso significaría a nivel global.

Y así ha sido, pues al suministro de estos componentes no tardaron en sumarse las dificultades que se están encontrando en diversas materias primas, tanto para la producción industrial, como en diversos productos alimentarios, que se está solapando con incrementos en sus precios debido a la escasez de oferta, así como en los costes de su transporte. Y todo ello, inevitablemente, marcará las dinámicas de consumo del Black Friday y de la inminente campaña navideña.

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

Check Also

Las estafas también amenazan el Bizum

Desde el año 2016 es habitual en cualquier ...

Economía en Cine & Libros

Imagen promocional de StartUp
No puede confinarse la creatividad
Película sobre las consecuencias del paro de larga duración