¿Debemos creernos todos los sellos de los envases de alimentos?

Cada vez son más los sellos de calidad, de garantía de origen, de autenticidad de productos, de composición, de caducidad, y de tantas otras cosas, que ocupan buena parte de los envases de los alimentos que compramos. Y eso es bueno, pues conviene estar bien informado al comprar para consumir. Pero también hay que ser cautos, y saber que algunas reseñas responden a promociones de las propias marcas, y éstas pueden confundir nuestro criterio a su favor. Veamos cómo distinguir los sellos que merece la pena tener en cuenta.

Han proliferado mucho las etiquetas, y eso confunde al consumidor.

Los sellos de certificación proliferan con la intención de ayudar a tomar decisiones a los consumidores en la compra, pero en realidad son tantos ya, y con tan diversas intenciones, que no es exagerado decir que buena parte de ellos también buscan manipular esas compras en beneficio propio. A menudo son poco más que argumentos de marketing que buscan diferenciar su oferta. Y para escapar a esta influencia publicitaria, desde la OCU explican que para distinguir los sellos útiles de aquellos que no lo son, conviene buscar los que acreditan un trabajo de certificación y supervisión independientes de la propia marca, y que son, por lo tanto, controles objetivos. Hay que saber leer las etiquetas.

Algunas etiquetas a tener en cuenta

Por otro lado, desde la organización defensora de los consumidores lamentan que esta proliferación de etiquetas resta credibilidad al conjunto, cuando algunos de estos sellos son realmente importantes, y garantizan la calidad y la procedencia de los productos. Son ya tantas las certificaciones que los usuarios se saturan y directamente las ignoran o no les otorgan su valor real.

Algunas de las etiquetas más frecuentes y que la OCU recomienda tener en cuenta son: las de “Alimentos ecológicos” (Etiqueta Ecológica Europea), la “Denominación de Origen Protegida”, que en España engloba más de 100 alimentos diferentes, las “Marcas autonómicas”, controladas por las diferentes comunidades para que cumplan la normativa, los “Sellos de sostenibilidad”, que pueden ser tanto genéricos como por sector o actividad, los “Vegetarianos o veganos”, “Sin gluten” e incluso los “Sellos religiosos”, revisados por la autoridad religiosa pertinente. Sería el caso de la “Garantía Halal”, para productos fabricados en base a los preceptos de la ley islámica, o la certificación Kosher, que cumplen las normas religiosas basadas en el Talmud y la Torá y aptos para consumir por judíos practicantes

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

4 + 6 =


Check Also

Cómo reclamar el dinero de la cuenta de un familiar fallecido

La muerte de un ser querido es dramática ...

¡No te pierdas nada!

¡Síguenos en Facebook!

Últimos Tweets

Economía en Cine & Libros

No puede confinarse la creatividad
Película sobre las consecuencias del paro de larga duración
La nueva película sobre el mercado laboral de Ken Loach
Imagen promocional de la película Abuelos
Steven Soderbergh aborda el tea de los papeles de Panamá
Una serie sobre magnates financieros
La obra más aclamada de Santiago Lorenzo
Un documental de HBO
Niall Ferguson repasa la historia del dinero.
La serie de la Fox se enmarca en una gran discográfica de hip hop.
Cartel de la serie documental de Netflix