Crítica de Caza al Asesino: estéril soflama antisistema

Cartel de "Caza al asesino"

Caza al asesino, una estéril soflama antisistema en clave de thriller de denuncia, que apunta a las multinacionales financieras y sus políticas de explotación en el tercer mundo.

Siempre he pesando que es un mal síntoma cuando uno empieza a pensar en otras cosas durante una proyección. Aunque esas cosas sean otras películas que te vienen a la mente a colación de la que estás viendo, bien sea por sus similitudes o por el más inoperante quiero y no puedo, pues en ambos casos ocurre porque el film en cuestión no ha sabido captar nuestra atención y mucho menos nuestro interés. Y frente a la pantalla donde acontecía lánguida y aburrida, convencional y previsible, esta mal traducida Caza al asesino (The gunman), yo pensaba en Diamantes de sangre, en El Jardinero fiel e incluso en La intérprete (aunque solo fuera por Sean Penn), y todas ellas son mejores que la cinta que nos ocupa. Un simulacro de thriller comprometido con las denuncias solidarias frente a los abusos multinacionales y la crítica política y socio-económica internacional, con vocación de soflama antisistema y rotunda reivindicación humanitaria, pero que se construye desde la más elemental pataleta ideológica, sin la menor densidad dramática, sin convicción narrativa y echando mano de cuanto tópico se cruzó en el camino de los guionistas durante la redacción del panfleto. Tres nada menos, y entre ellos el mismo Sean Penn, que debería sonrojarse ante el personaje hipervitaminado que se ha diseñado para un lucimiento anatómico más propio de otras pseudoestrellas entregadas al mamporro, que a un gran intérprete como es su caso; otrora lúcido adalid de causas justas (y a menudo perdidas), pero tratadas desde el rigor y el juicio.

Y no solo es que la película sea simplona e ingenua en su contenido crítico y el retrato socio-político de la denigrante y abusiva globalización financiera, sino que cinematográficamente cae de manera constante en el ridículo, hasta llegar a uno de los clímax de acción más involuntariamente cómicos que se recuerdan. El tiroteo final en montaje paralelo con una corrida de toros… ¡en Barcelona! Bochornoso.

 

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

9 + 1 =


Check Also

Startup.com, ascenso y caída de los emprendedores tecnológicos

Antes de la burbuja inmobiliaria que arrastró la ...

¡No te pierdas nada!

¡Síguenos en Facebook!

Últimos Tweets

Economía en Cine & Libros

No puede confinarse la creatividad
Película sobre las consecuencias del paro de larga duración
La nueva película sobre el mercado laboral de Ken Loach
Imagen promocional de la película Abuelos
Steven Soderbergh aborda el tea de los papeles de Panamá
Una serie sobre magnates financieros
La obra más aclamada de Santiago Lorenzo
Un documental de HBO
Niall Ferguson repasa la historia del dinero.
La serie de la Fox se enmarca en una gran discográfica de hip hop.
Cartel de la serie documental de Netflix