Comprar un ordenador, una cuestión muy personal

¿Para qué lo queremos?, ¿dónde lo vamos a utilizar? y ¿cuánto nos queremos gastar? Son las tres principales preguntas que nos tenemos que plantear antes de comprar un ordenador.

Lo primero que se debe tener en cuenta a la hora de adquirir un ordenador es el uso que se le va a dar. No es lo mismo un equipo para el ocio personal y familiar que uno que se utiliza para trabajar, al igual que hay que tener en cuenta si se va a utilizar ubicado en un lugar fijo o si se va a llevar a cuestas todo el día o de viaje. Dejando de lado los compactos y los tablet (que abordaremos en próximos artículos) las opciones van del ordenador de sobremesa al portátil.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de comprar un ordenador?

Ordenador de sobremesa

Si no se necesita uno que facilite la movilidad, la mejor opción es el ordenador de sobremesa. Las opciones para personalizarlo son múltiples: se puede elegir entre uno de marca, clónico o que vaya a ser montado por el propio usuario, adquiriendo los componentes por separado. En todo caso, siempre se debe tener en cuenta que, aunque se compre lo último en tecnología, al poco tiempo saldrá al mercado algo mejor y, en ocasiones, incluso más barato.

Por ello, antes de adquirir un ordenador  o renovar el antiguo, se debe prestar especial atención a los siguientes componentes:

– Número de núcleos, velocidad y marca del procesador

– Capacidad, tipo y número de discos duros

– Número y velocidad de la memoria RAM

– Número de memoria RAM, tipo y marca de la tarjeta gráfica

– Lector-grabador de CD, DVD o Blu-ray

Monitor, teclado, ratón

– Resto de conexiones (bluetooth, WiFi, HDMI, número y tipo de USB y lector de tarjetas …)

Existe un número casi ilimitado de configuraciones entre distintos componentes. Los más potentes, modernos y de marcas reconocidas incrementarán el coste del equipo, por lo que resulta aconsejable comparar entre las distintas ofertas hasta escoger quien ofrece una mayor calidad por menos dinero.

Portátil: el tamaño sí importa

Tamaño-peso, autonomía y funcionalidades son las principales características que se han de tener en cuenta para la adquisición de este tipo de ordenadores.

Tamaño-peso. Si nos decantamos por un portátil es porque nos vamos a mover con él. Los más cómodos  para transportar son los de entre diez y catorce pulgadas, además de los ultrafinos, que amenazan la hegemonía de los portátiles tradicionales.

–  Autonomía. No siempre se puede acceder fácilmente a un enchufe, así que es importante que el portátil resulte eficiente en términos de autonomía y duración de la batería. La mayoría de los equipos cuentan con una duración de la batería de entre cuatro y seis horas.

–  Funcionalidades. La configuración de estos equipos es más limitada que los ordenadores de sobremesa, que podemos montarlos por componentes, pero resulta importante que nos fijemos en el tipo de microprocesador, la memoria RAM, tarjeta gráfica, el disco duro y el número y tipo de conexiones que ofrecen.

Lo más recomendable, si no se cuenta con muchos conocimientos de informática, es dejarse guiar por los estudios comparativos que se publican en las revistas especializadas sobre ordenadores, y que realizan organismos independientes, como el artículo de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) con la valoración de  los mejores portátiles de 2012, por ejemplo.

¿Cómo ahorrar?

– “Busque, compare y si encuentra algo mejor… cómprelo”. Los consumidores exigen las tres “B”: bueno, bonito, barato. Y para comprar un ordenador también se puede aplicar esta máxima. ¿Cómo? Buscando y comparando. Aunque suene a tópico ésta es la mejor forma de encontrar el equipo deseado al precio más económico.

– Período de rebajas y ofertas especiales en tiendas y grandes almacenes. La semana fantástica, los días sin IVA, las rebajas de verano y de invierno son las mejores épocas para acceder a un ordenador de forma económica, en especial, si se conoce cuáles son los precios originales fuera de la temporada promocional.

– Internet. Las tiendas virtuales, con Amazon a la cabeza, pueden ayudar a ahorrar dinero. Eso sí, además de fijarse en las características de los ordenadores que ofrecen, se deben tener en cuenta los gastos de envío.

Financiación

El precio de un ordenador no tiene que suponer un trastorno para el bolsillo. Se puede financiar su compra y pagarlo en cómodos plazos con un crédito acorde a las necesidades de cada usuario. De esta forma, se puede conseguir el mejor equipo sin que suponga un gran esfuerzo económico. Asimismo, tiendas de informática, grandes almacenes  y empresas informáticas facilitan la compra de ordenadores con descuentos y pagos aplazados.

Otros organismos también ayudan al comprador. Es el caso del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, que, para impulsar el uso de las TICs a través del Plan Avanza recurre al Préstamo Ciudadanía Digital y al Préstamo a Jóvenes y Universitarios.

Otros artículos de interés:

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Check Also

Cómo gestionar el presupuesto familiar

Ingresos menos gastos. Así de sencillo. Tanto entra, ...

¡No te pierdas nada!

¡Síguenos en Facebook!

Últimos Tweets

Economía en Cine & Libros

Libro de ensayo escrito por Brenda Chávez
El materialismo en la infancia
Libros de Finanzas Personales - Domestica tu Economía
Carátula de El fundador
Tiburones financieros
Una imagen del film Pi, fe en el caos
Frases sobre la economía de grandes pensadores
Una serie televisiva sobre las entrañas de Wall Street
Cartel de "El Contable"