Campus rural, o el regreso académico a la España vaciada

Repoblar la España vaciada es uno de los objetivos prioritarios del Gobierno y la sociedad en general, que durante los meses de pandemia y restricciones de movilidad han visto las posibilidades de volver a vivir y a trabajar en los territorios rurales en unas condiciones de calidad de vida que parecían imposibles, casi olvidadas entre los pobladores de las grandes ciudades. Y una de las iniciativas en este sentido es el programa “Campus Rural”, algo así como un “Erasmus” alternativo que busca fomentar el  regreso académico a las zonas rurales y casi abandonadas. Un proyecto conjunto del Gobierno y varias universidades españolas.

El programa pretende que la primera experiencia laboral de los jóvenes universitarios, a través de una bolsa de prácticas académicas con una duración de entre tres y cinco meses, sea en pueblos amenazados por la despoblación.

La primera experiencia beneficiará a un total de 200 universitarios de cualquier titulación oficial, que por sus prácticas cobrarán 1.000 euros brutos al mes. Los requisitos para poder participar son la obligatoriedad de residir durante las prácticas en el municipio en el que se realizarán, que este se encuentre en una comunidad autónoma distinta a aquella en la que está empadronado o en la que cursa sus estudios. El municipio deberá tener menos de 5.000 habitantes.

Objetivo

El objetivo del Campus rural es incentivar la “reconexión emocional y laboral» y «favorecer el crecimiento económico» de las zonas rurales donde se lleve a cabo el programa. Así lo manifestaron fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y del de Universidades, que son las dos instituciones gubernamentales impulsoras del proyecto.

Los estudiantes que participan en estas prácticas las desarrollarán entre mayo y diciembre de este año, y todos ellos contarán con  un tutor académico procurado por la universidad y un tutor de prácticas procedente de la entidad que reciba al alumno.

El programa Campus rural se inspira en experiencias similares llevadas a cabo por varias universidades españolas, como son la de Zaragoza o Castilla-La Mancha, que ya incentivaron a sus alumnos a llevar a cabo trabajos académicos en zonas despobladas de sus comunidades.

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

Check Also

¿Qué hacer si recibimos una tarjeta de crédito o débito no solicitada?

No debería ocurrir, pero ¿qué debo hacer si ...

Economía en Cine & Libros

Imagen promocional de StartUp
No puede confinarse la creatividad
Película sobre las consecuencias del paro de larga duración
La nueva película sobre el mercado laboral de Ken Loach