Aspectos legales a la hora de contratar una empresa de mudanzas

Cuando nos planteamos contratar una empresa de mudanzas siempre hay una pregunta inicial: ¿tiro de amigos o de billetera? Es posible que los principales aspectos legales que hayamos tenido en cuenta en la mayoría de nuestras mudanzas con amigos sean, dependiendo de la edad, tan básicos como ¿el primo de mi compañero de clase, ese que tenía una furgoneta, seguirá por la ciudad? ¿Cuántos periódicos voy a necesitar para envolver la vajilla? ¿Mis amigos querrán cerveza o refrescos? ¿Con 8 litros (no especificamos de cuál de los dos opciones) será suficiente? ¿Dejo servilletas fuera para las pizzas?

Pero según vamos pasando años, y los amigos (y sus respectivas espaldas) no están ya para tantos trotes, y miran ese sofá con un ojo, y las escaleras con el otro mostrando mucha (pero mucha) desconfianza, el paso de contratar una empresa de mudanzas va ganando puntos de forma clara y evidente. Por no perder amigos, ni espaldas, sobre todo.

Llegados a ese punto, es importante tener en cuenta y recordar algunos aspectos legales básicos que debemos considerar al contratar una empresa de mudanzas. Aunque parezca redundante, lo primero es que efectivamente sea una auténtica empresa de mudanzas.

No creo que merezca un premio especial al periodismo de investigación si menciono las múltiples opciones de contratar a terceros “profesionales” que se ofrecen a ayudar con la mudanza a cambio de dinero, por supuesto sin contrato, y en condiciones que van acordes con el medio por el que los conocimos (#papelpegadoconcelojuntoalcentrocomercial”).

Aspectos legales a la hora de contratar una empresa de mudanzas

Primer paso antes de contratar una empresa de mudanzas

Por eso, precisamente, el primer paso a seguir si queremos estar seguros de que vamos a contratar una empresa de mudanzas profesional, es consultar si figura en el registro de empresas de mudanzas de nuestra Comunidad Autónoma (es muy probable que los del anuncio a bolígrafo en un papel  no aparezcan). Esto nos dará una garantía de que han cumplido los requisitos legales para ello.

Una vez estemos seguros de que se trata de profesionales autorizados, lo ideal es funcionar siempre con un contrato, que especifique el presupuesto, sus conceptos y alcances, para evitarnos sorpresas desagradables como que incluye el desmontaje y transporte pero no subirlo hasta casa (y que nos quieran cobrar un extra por ello bajo amenaza de dejarlo todo en la calle), y tener claramente detallados los pasos a tomar en caso de reclamación, la necesidad (o no) de algún tipo de autorización para los camiones en vía pública (que será solicitada por la empresa de mudanzas), los horarios, la existencia de bienes de especial valor o muy delicados, etc.

Seguro de responsabilidad civil

En caso de que en el transporte alguno de los enseres haya sufrido daños, podremos reclamar en las siguientes 24h por los medios que la empresa proporcione (habitualmente fax, o correo electrónico) pero también por burofax si no nos responden o son muy cuantiosos. A la hora de contratar una empresa de mudanzas, tenemos que verificar si cumple la obligación de contar con un seguro de responsabilidad civil. Habitualmente la respuesta a este tipo de reclamaciones pasa también por una comprobación con el seguro, por lo que es importante mantener embalajes y respetar los plazos de reclamación.

Además, existen Juntas de Arbitraje a las que poder reclamar en caso de que la empresa no responda conforme a nuestra petición (se pueden consultar en la web del Ministerio de Fomento) ,

Es importante, por último, una vez hemos decidido contratar una empresa de mudanzas tener en consideración si los puntos de recogida o entrega tienen especiales requisitos por algún motivo, como sucede en ciertas zonas de Madrid consideradas como Área de Prioridad Residencial, ya que es posible que en caso de no pedir los permisos adecuados no se pueda acceder con el vehículo de mudanza, o que el mismo se exponga a una sanción (habitualmente automática mediante captura de imagen de la matrícula con cámaras).

En cualquier caso, los temas legales de la mudanza no son más que otro de los aspectos a revisar cuando hagamos la lista de “cosas que no podemos olvidar”, junto a los cargadores del móvil, las almohadas y el peluche de los niños, porque si las pasamos por alto es muy posible que ganemos más de un dolor de cabeza. Es muy probable que también nos quedemos alguna noche sin dormir… Pensemos que podemos ahorramos problemas con dedicar unos minutos a comprobar que todo está bien atado. Insistimos, a la hora de contratar una empresa de mudanzas es oportuno hacer una relación de cosas a no olvidar. Y los temas legales van arriba del todo en esa lista. ¡Feliz mudanza!

Eneko Delgado

Compartir este artículo
Load More Related Articles

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

8 + 2 =


Check Also

¿Problemas con tu ropa en la tintorería? Estos son tus derechos como consumidor

Hay momentos que se viven a cámara lenta, ...

¡No te pierdas nada!

¡Estamos en Facebook!

Últimos Tweets

Economía en Cine & Libros

Cartel de "El Contable"
Un cómic sobre la historia de la economía
historia-del-dinero
Portada del libro de Katrine Marçal
¡Siempre el dinero!
Yo, Daniel Blake gana la palma de oro de Cannes
Método japonés para el ahorro doméstico
Imagen promocional de Una mente maravillosa
Cartel de la película Bienvenidos a Grecia
Película inspirada en un personaje real